El entrenador azulgrana pisa el césped en el que confía en fraguar el que sería su segundo ascenso a Primera. / ASKASIBAR

Gaizka Garitano | Entrenador de la SD Eibar

«Queremos redondear este año histórico que estamos viviendo»

El deriotarra alerta de que «lo más difícil está por llegar», pero muestra una fe ciega en el potencial deportivo y humano de su plantel

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ Eibar

Gaizka Garitano (Derio, 1975) fue el artífice del histórico ascenso del Eibar a Primera que sorprendió al mundo en el 2014 y ahora está a solo nueve partidos de repetir la gesta. Se niega a vender la piel del oso antes de cazarlo, porque no es en absoluto su estilo, pero la gran implicación que le transmiten sus jugadores le lleva a tener una fe ciega en ellos. «Solo pensamos en ganar», afirma, aunque insiste en que «estamos preparados para afrontar lo que venga.

–Primeros, con cinco de renta sobre el tercero a falta de nueve jornadas. ¿Mejor incluso de lo esperado?

–Sin duda. Ir primeros a estas alturas es el mejor escenario que podíamos contemplar y, de momento, estamos muy contentos.

–Por pedir, se podría pedir quizás algo menos de sufrimiento, porque ni siquiera cuando se ganó 4-2 al Girona en casa se evitaron los apuros. ¿Recuerda algún partido plácido?

–Más han sufrido los otros 21 equipos que están detrás. Todos los partidos cuesta mucho ganarlos, no solo a nosotros. Nadie tiene partidos fáciles, pero nosotros hemos sido competitivos siempre y hemos hecho las cosas bien hasta ahora. Esperemos seguir en ese camino hasta el final. Lo cierto es que, exceptuando el partido ante el Cartagena y al inicio de la competición, hemos sido muy regulares, y de eso se trata, de estar siempre en los partidos, de competir muy bien.

–Si qué resulta curioso que con el potencial ofensivo del equipo, que todo el mundo destaca como el mejor, prácticamente todas las victorias han sido por la mínima. ¿Cómo se explica eso?

–No creo que seamos el mejor ataque. Creo que hay otros equipos que tienen el mismo potencial que nosotros o más. Hemos hecho muchos goles y mucho fútbol ofensivo y, en ese sentido, todos han respondido muy bien. Somos de los que más ocasiones generamos, de los que más rematan a puerta, así que creo que en esa materia estamos muy bien.

Fortaleza mental

«Solo pensamos en ganar, empezando por el partido ante el Mirandés, pero estamos preparados para afrontar lo que venga»

–Es obvio que Stoichkov está destacando en la faceta anotadora, pero lo mejor es que hay otros diez jugadores que también están aportando goles.

–No dependemos de nadie. Hay mucho goleador en el equipo y todo el mundo participa. Insisto en que no dependemos de nadie en concreto, y aunque sí que es verdad que Stoichkov se está saliendo, cuando él no ha jugado o no ha acertado, ha habido otros que sí lo han hecho.

–El partido de Miranda en la primera vuelta es quizás el ejemplo más explícito de la igualdad existente y de que no hay opción a relajarse ni aún yendo 1-3.

–Todos tienen buenos equipos. El Mirandés tiene muchísimo talento. Tiene tres jugadores en la selección Sub-21 y eso ya te da una idea de la calidad que tiene ese equipo. Viene en su mejor momento de la temporada y tendremos un partido complicado, como todos.

–¿En qué nota la mano de Joseba Etxeberria?

–Al talento y la calidad de sus futbolistas le han sumado la organización. Ahora tiene un gran orden en todas sus filas y si al talento le sumas una buena organización pues encuentras un muy buen equipo.

–¿Cree que este partido guarda la llave que abre la puerta del ascenso directo?

–Para mí este es el más importante porque es el siguiente que jugamos, pero después el testigo en importancia lo tomará el Ibiza y luego será el que juguemos en Ipurua ante el Las Palmas. Todos van a ser determinantes.

Un bloque irreductible

«El nivel humano de esta plantilla es altísimo, estamos muy unidos e implicados y eso es fundamental»

–El Mirandés viene de ganar tres partidos consecutivos, algo que el Eibar solo ha conseguido en una ocasión, cuando alcanzó el liderato con la victoria ante el Almería y enlazó después otros dos triunfos ante el Tenerife y Cartagena. Eso refleja lo complicado que es mantener una velocidad de crucero.

–Hay mucha igualdad, pero somos los que menos hemos perdido y ahí está la clave. No solo se trata de ganar mucho, sino después de tener un mal día ser capaz de levantarte y volver a ganar, y en eso hemos sido los mejores.

Agradecido a la afición

–Están incidiendo mucho en la importancia que tiene llenar Ipurua.

–Sí. Estamos encantados con la afición, pero la realidad es que de los que estamos arriba somos el equipo que menos gente atrae a su campo. Los campos del Valladolid y Almería van a estar llenos. Lo bueno es que nosotros estamos muy unidos a nuestra gente, que sentimos su calor, y les notamos muy muy cerca, así que solo podemos darles las gracias por apoyarnos. Van a ser esenciales de aquí al final.

–¿Le da la sensación de que no parezca suficiente ganar?

–Nosotros disfrutamos mucho de cada partido y de cada victoria y, si comparamos con el resto de los equipos con los que competimos, el Eibar solo tiene un ascenso a Primera en su historia, mientras que otros han ascendido muchas veces, como el Valladolid, Tenerife o Las Palmas. Estamos disfrutando mucho de este año histórico que estamos viviendo y queremos redondearlo.

–¿Le sorprenden los murmullos que genera cuando actúa con el sistema con tres centrales atrás?

–Creo que estamos ganando y además jugando muy bien, y en muchas ocasiones que hemos jugado con tres centrales, el equipo es todavía más ofensivo. Ya se vio en el segundo tiempo con la Ponferradina. No es un sistema defensivo, sino todo lo contrario, porque buscamos tener más gente por delante del balón.

Rivales de entidad

«El Eibar solo tiene un ascenso a Primera en su historia, mientras que otros han ascendido muchas veces»

–Con el cuarto a 11 puntos, aunque el Girona venga lanzado, ¿se puede decir que el ascenso es cosa de tres?

–Todavía quedan 27 puntos, son muchos y puede pasar cualquier cosa. Es verdad que ahora hay tres equipos que nos hemos destacado, pero en cualquier momento puede cambiar, así que debemos seguir mirando a lo nuestro.

–¿Le inquieta más alguno en concreto? Porque el Valladolid parece que llega más fuerte, pero tiene que pasar por Ipurua.

–No miramos mucho a los demás. Yo estoy centrado en mi equipo, sabiendo que si nosotros ganamos da igual lo que haga el resto, aunque siempre esperamos lo mejor de ellos.

–A diferencia del resto, el Eibar no ha sufrido ningún bache a excepción de las dos derrotas iniciales. ¿Teme que las vacas flacas estén por llegar en una temporada tan larga?

–Puede ser, pero estamos preparados para afrontar lo que venga. Sabemos que puedes perder contra cualquiera, pero el equipo está bien y solo pensamos en ganar.

Capacidad de reacción

«No solo se trata de ganar mucho, sino de ser capaz de levantarte tras un mal día, y en eso hemos sido los mejores»

–Ahora se les ve plenos de confianza, pero hay que contemplar el hipotético escenario de quedarse sin el premio gordo y que haya que conformarse con la pedrea.

–Tranquilamente nos prepararíamos para ascender pasando dos eliminatorias. Hace años ya subimos de Segunda B a Primera pasando tres eliminatorias muy complicadas. Nuestro objetivo es quedar entre los dos primeros, pero si no de puede, lo seguiremos intentando por medio del plan B en el playoff.

Orgulloso de los suyos

–Pese a que ahora está dando entrada a varios jugadores no habituales, ¿cómo se consigue gestionar las frustraciones de los muchos que no juegan?

–Pues muy fácil, porque tenemos un equipo maravilloso en ese aspecto. La temporada está siendo larga y todos han participado en mayor o menor medida. Estoy muy contento con todos y el nivel humano de la plantilla es altísimo. Estoy muy orgulloso de los que menos minutos han tenido, porque están aportando muchísimo al grupo. Estamos muy unidos y muy implicados.

–Mientras unos sí que están teniendo protagonismo ahora, como Aketxe o Quique, pero Burgos y Etxeita han desaparecido.

–Han jugado mucho en la primera vuelta cuando no estaban Arbilla y Venancio, pero ahora llevan ya un tiempo lesionados. Son dos jugadores extraordinarios, con un gran comportamiento. Por eso vamos primeros, porque aquí todos aportamos.

–Está en el punto de a ver a quién quita para poner a otro.

–Prefiero tener ese problema que las lesiones importantes que hemos tenido en otros tramos de la temporada. Ahora llegamos a este tramo final con la mayoría de los jugadores bien. No me supone ningún problema tener elegir.

Una gran comunión

«Aunque somos menos, estamos muy unidos a nuestra gente, que sentimos su calor, y les notamos muy muy cerca»

–Además, tiene a los tres delanteros en plena racha anotadora.

–Han tenido diferentes fases pero ahora llegan bien a este tramo y estoy uy contento.

–¿Una última arenga a la afición?

–Yo no soy mucho de pedir, sino de dar las gracias porque estén ahí. Hasta ahora nos hemos divertido mucho, hemos ganado muchos partidos en casa, se ha visto una comunión total entre la gente y el equipo y ahora vamos a vivir partidos de máxima dificultad, y cuanta más gente venga a apoyarnos y más unidos estemos más cerca estaremos del objetivo. Se ha vuelto a ver un Eibar ganador en Ipurua después de que el año pasado se sufriera mucho aquí, pero insisto, nos quedan partidos muy difíciles y tenemos que seguir todos juntos.

«Con éste son ya doce años en el Eibar y la siento como mi casa»

Su marcha del club tras un descenso que finalmente no se consumó en su primera campaña en Primera no fue el que le habría gustado, pero cuando el Eibar acudió de nuevo a él este verano «respondí que sí encantado», porque «siempre ha sido mi casa, he pasado con este ya 12 años entre jugador, segundo entrenador y entrenador principal y la siento como mi casa». Siete temporadas después ha comprobado la magnitud del crecimiento. «Antes no había nada. Teníamos que hinchar nosotros los balones y ahora hay una gran estructura. Todo ha cambiado para bien. El club ha gestionado muy bien el beneficio que ha supuesto estar esos ocho años en Primera y con la Ciudad Deportiva completará su gran infraestructura.