Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
SD Eibar

Firmeza ante las adversidades

Diop y Rubén Peña se echan las manos a la cabeza, mientras la grada lamenta una ocasión perdida en el partido ante el Villarreal. / MORQUECHO
Diop y Rubén Peña se echan las manos a la cabeza, mientras la grada lamenta una ocasión perdida en el partido ante el Villarreal. / MORQUECHO

El Eibar se mantiene fiel a su estilo pese a que solo ha podido sumar cuatro puntos de los últimos 15 que se han puesto en liza

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar está comprobando en sus propias carnes que jugar bien no es sinónimo de victoria. La única excepción se produjo precisamente ante el Real Madrid, al que goleó (3-0) en un alarde de efectividad que desde entonces se ha ido evaporando hasta que en la mañana de Reyes firmó su primer partido sin marcar en Ipurua, pese a que llegó a realizar 31 disparos, nueve de ellos entre los tres palos.

No desespera. Desde el histórico triunfo ante los merengues, los armeros han disputado cinco partidos ofreciendo un altísimo nivel de juego, que sin embargo se han saldado con una derrota y cuatro empates consecutivos que han dejado un escaso saldo de cuatro puntos de los últimos 15 posibles. Un corto bagaje que no premia en absoluto los méritos realizados por los eibarreses, que sin embargo, se han empeñado en resaltar que es el camino que deben seguir para caminar hacia la permanencia. Pese a que las victorias se resisten a llegar, la fe en Mendilibar y en el estilo que ha inculcado es más firme que nunca.

Nada que reprochar. Poco o nada se puede recriminar a un equipo que se deja la piel como lo hace el Eibar en cada partido. Lógicamente, sería deseable una mayor firmeza defensiva, que brilló por su ausencia en el choque ante el Levante, donde los cuatro goles anotados no bastaron para ganar. Y obviamente, también vendría de perlas que el equipo encontrara la puntería de la que adolece para sacar un mayor rendimiento a todas las ocasiones que genera, pero cuando se ve que, aun en el tiempo de prolongación, todos mueren por buscar ese triunfo que tanto se les está resistiendo, no queda otra que aplaudir a rabiar y confiar en que esta injusta dinámica de resultados dé un giro de 180 grados.

El Eibar concluirá la primera vuelta con la menor puntuación desde su debut

Datos demoledores. En este mes y pico largo que el Eibar lleva sin saborear la victoria ha recibido siete goles, mientras que tan solo ha conseguido anotar seis (cuatro de ellos en el mencionado partido ante los granotas). Unos números que no reflejan el gran esfuerzo ofensivo que los armeros han realizado en todos y cada uno de los compromisos, incluido el que perdió en el feudo del Rayo. Allí en Vallecas, mientras los locales apenas dispararon dos veces a puerta para lograr el tanto que les otorgó los tres puntos, el conjunto azulgrana se marchó para casa de vacío después de malgastar hasta 13 ocasiones. Aún más significativas son las estadísticas que reunió frente al Levante, un duelo en el que necesitó de hasta 32 disparos para apuntarse los cuatro tantos del trepidante empate a cuatro. Los 18 disparos para marcar un gol ante el Valencia y los otros 15 para rascar un empate en el Benito Villamarín se quedan incluso cortos ante el festival atacante que ofreció frente al Villarreal, donde nueve de las 31 acciones de peligro que logró finalizar acabaron con remates que sí fueron entre los tres palos.

Sumar siempre es bienvenido. El Eibar cree en sí mismo y siempre apuesta por ganar, pero cuando no es posible hacerlo no queda otra que aferrarse al mal menor, porque en esta Liga tan igualada, en la que ni siquiera se puede dar por desahuciado al Huesca, todo lo que sea sumar es positivo. Todos son conscientes de que lograrlo en el choque del domingo (18.30 h.) Camp Nou es una misión que raya lo imposible, por eso se le debe dar la trascendencia que tiene al pequeño colchón de puntos que han acumulado en las primeras 18 jornadas.

La menor puntuación en Primera. Es cierto que pase lo que pase en Barcelona, el Eibar concluirá la primera vuelta con la menor puntuación de todas sus participaciones en la máxima categoría, toda vez que en su estreno en Primera llegó al ecuador de la competición 27 puntos, mientras que en la temporada siguiente Mendilibar consiguió llegar a los 30. Un año después, en la campaña 2016/17 se quedó en 26, en tanto que en el pasado ejercicio, igualó los 27 del primer año. Sin embargo, las prestaciones que ofrece la escuadra armera invitan al optimismo incluso si la dirección deportiva estima que no hay nada que reforzar en el mercado invernal.

Un plantel compensado. Y es que en realidad hay ninguna línea que esté desguarnecida, sino al contrario. A la espera de que Pedro León se recupere, hay efectivos como Pablo Hervías y Pere Milla sin esperanzas de contar con minutos, y otros como Cardona, Sergio Álvarez, Bigas y el inédito Calavera que tampoco van a tener muchas oportunidades, porque los que están, empezando por Riesgo, lo están haciendo bien.

 

Fotos