El filial recupera el farolillo rojo

DV

El CD Vitoria continúa de mal en peor. El atisbo de reacción que tuvo con la llegada al banquillo de Iban Fagoaga se ha diluido por completo y, tras la derrota sufrida ayer en el feudo del Sporting de Gijón B (3-2), ha caído de nuevo a la última plaza del grupo a ocho puntos de la salvación y a cinco de la posición de promoción para evitar el desastre.