Falta reafirmarse lejos de Ipurua

El Eibar, que no inquietó al Andorra, no tuvo capacidad de sorpresa y ofreció su peor versión. Necesita más regularidad.

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar tiene dos caras: una, en Ipurua, firme y hegemónica y, otra, frágil lejos de su estadio. El Eibar convive con esa metamorfosis, que no vale para un equipo candidato a estar arriba para subir. Realmente para tal fin hace falta ser regular, y pasadas seis jornadas ha mostrado que está lejos de este inapelable salvoconducto. Garitano volvi

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores