SD Eibar

Edu Expósito, otra gran apuesta de futuro

Edu Expósito, durante un entrenamiento con el Deportivo de A Coruña, su anterior equipo./IRIS MIQUEL
Edu Expósito, durante un entrenamiento con el Deportivo de A Coruña, su anterior equipo. / IRIS MIQUEL

A sus 22 años es, después de Álvaro Tejero, el jugador al que el club ofrece un contrato por cinco temporadas | El Eibar confirma el fichaje del mediocentro catalán del Deportivo de la Coruña, que ha firmado hasta 2024

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR

Secreto a voces confirmado. La oficialización del acuerdo alcanzado entre el Eibar y el Deportivo de la Coruña para el traspado de Edu Expósito (Cubellas, Barcelonaa, 1996) era una operación que ya se daba por hecha, pero la gran novedad en este caso es que el contrato que el club armero y el jugador han sellado es por cinco temporadas. Un detalle muy significativo que revela que el catalán de 22 años es la gran apuesta de futuro de la entidad azulgrana, más habituada a firmar futbolistas para tres años. No es el primero que llega a Ipurua esta temporada con un compromiso tan prolongado bajo el brazo ya que Álvaro Tejero, el primer fichaje de esta temporada, también ha firmado hasta 2024.

Anteriormente, solo Nano Mesa alcanzó semejante cota cuando el Eibar abonó en 2016 al Tenerife 3,2 millones de euros por su traspaso. Pero precisamente por lo fallido de aquella operación que aún se sigue arrastrando, Fran Garagarza se ha resistido a repetirla hasta ahora. Tras atar a Tejero gratis con ciertas condiciones pactadas con el Madrid, se ha vuelto a lanzar de lleno a por este mediocentro por el que va a desembolsar además cuatro millones, más otro en variables, según apuntan fuentes cercanas al club herculino.

Apenas cuenta con experiencia en la categoría ya que sólo jugó un partido en la temporada 16/17 y tres en la siguiente, en la que los gallegos dieron con sus huesos en Segunda, pero la madurez que ha demostrado su primera campaña en Segunda a la hora de hacerse con las riendas de un equipo obligado a luchar por el ascenso han convencido a la dirección deportiva armera para dar este importante paso.

El catalán llega con la responsabilidad de suplir la vacante de Joan Jordán tras su marcha al Sevilla

Es el sexto fichaje del club armero y aún falta por concretar la incorporación de Quique González

Expósito ya había apuntado muy buenas maneras en un Fabril que logró subir a Segunda B y que después disputó la fase de ascenso a la categoría de plata. Pero ha sido en el recién concluido campeonato cuando el catalán ha despuntado hasta convertirse en el bien más preciado del Deportivo. Le habían rogado que se quedara, le habían dicho que construirían el próximo proyecto en torno a su figura, pero el centrocampista entendía que el Eibar le ofrecía la gran oportunidad que llevaba tiempo esperando y no ha querido dejarla pasar.

Resignados a perderlo, los gallegos pelearon por sacar el máximo beneficio posible por su venta, conscientes de que era su mejor vía de ingresos para mitigar su fracasado intento por retornar a Primera, pese a haber emprendido el ejercicio con 35 millones de presupuesto.

Es esfuerzo realizado por el Eibar contempla una exigencia de altura para el joven que el próximo 1 de agosto cumplirá 23 años. Y es que sabe que viene a cubrir la vacante dejada por la marcha de Joan Jordán al Sevilla y, por tanto, también a desempeñar la importante labor creativa que realizó el ahora futbolista hispalense en sus dos temporadas en el club armero, en las que disputó 71 partidos y anotó diez goles, seis en su primer ejercicio y cuatro en el último.

La gran diferencia entre ambos casos estriba en que cuando Joan Jordán llegó procedente del Valladolid, también con solo tres partidos jugados en Primera en su currículum, tenía a su lado a Dani García, del que se convirtió en su alumno aventajado.

Expósito también tiene quién le guíe en la medular, porque Diop y Escalante acumulan ya una importante trayectoria en Primera, mientras que Sergio Álvarez puede trasmitirle algún consejo para evitar que le suceda lo que le ha ocurrido a él, que brilló más como central cuando le tocó suplir las numerosas bajas que hubo en la recta final en defensa que en las pocas veces que actuó de mediocentro, su posición natural.

Sexto refuerzo

Tras la incorporación del centrocampista procedente del Deportivo, el conjunto azulgrana ha cerrado ya seis refuerzos de cara al próximo ejercicio, sin incluir entre ellos a Bigas, adquirido por tres millones de euros a la UD Las Palmas, ni la compra de Cucurella, que sigue a la espera de que el Barcelona se decida a ejercer la recompra como se anunció hace meses desde la Ciudad Condal.

La primera cara nueva que se anunció fue el antes mencionado Álvaro Tejero, un lateral derecho que ha despuntado en el Albacete. Posteriormente, el Eibar confirmó la contratación de Esteban Burgos, atado con antelación tras la finalización de su estancia en el Alcorcón, y después incorporó a Rober Correa (Cádiz) y Roberto Olabe, traspasado por el Atlético de Madrid, además de los fidelizados de Asier Benito (Bilbao Athletic) y Rubén Lobato, del Oviedo Vetusta. Y aún le quedan por concretar la llegada del también deportivista Quique González, así como resolver algunas de las salidas que se deben producir antes del inicio de la temporada.