Gaizka Garitano juega con un balón en una sesión en Atxabalpe. / ASKASIBAR

SD Eibar Por un estreno liguero prometedor

El Eibar inaugura hoy la competición en casa ante el Tenerife con la firme pretensión de no repetir el mal comienzo de la pasada temporada

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Empezar con buen pie. Ese es el primer propósito del Eibar de cara a su estreno liguero ante el Tenerife, el otro equipo que, junto al armero, se quedó compuesto y sin ascenso al final del pasado curso cuando ya saboreaba su dulce sabor. Y pese a que el drama que vivió el conjunto azulgrana se concentró de manera cruel en un último minuto de la última jornada, en el que su sueño se transformó en pesadilla, conviene no olvidar que las dos derrotas iniciales ante el Huesca (2-0) y la Ponferradina (0-1) supusieron un lastre que, a la postre, también contribuyó a que Gaizka Garitano no consiguiera repetir la gesta que logró en 2014.

Por eso, el técnico vizcaíno considera trascendental comenzar el campeonato con una victoria, y más al debutar en casa y frente a uno de los rivales con los que pugnará por el mismo objetivo.

Porque aunque los armeros vuelven a partir en el grupo de favoritos, el aterrizaje de los descendidos Levante, Granada y Alavés, que llegan cargados con los millones de compensación que el Eibar dispuso la pasada campaña, complican aún más sus pretensiones. Un hecho que también se ha dejado sentir en las oficinas del club, donde se han encontrado con más problemas para confeccionar la plantilla.

De hecho, la escuadra eibarresa afronta este primer choque sin haber podido completar un proyecto al que le faltan varias piezas por sumar en ataque, aunque los cuatro goles que Jon Bautista, el único delantero incorporado hasta la fecha, ha acumulado en tres amistosos de pretemporada, indican que el guipuzcoano ha llegado con el punto de mira bien afinado.

Y dado que es el único ariete nato que dispone, es de prever que el exjugador de la Real Sociedad sea uno de los elegidos en el once que diseñe Garitano, quien ya ha anunciado en estas mismas líneas que, al menos hasta que no lleguen más refuerzos, Stoichkov y Quique también podrían ocupar esa posición, pese a que en el curso anterior jugaron casi siempre escorados a la banda izquierda.

Son muchas las dudas que imperan en este arranque, porque los equipos que el de Derio ha utilizado en los siete partidos del calendario veraniego han sido muy diversos. De hecho, no se puede vislumbrar si en la portería seguirá siendo Cantero el encargado de defender la portería o si será Yoel, titular en los dos partidos más relevantes de la agenda ante el Huesca y la Real Sociedad, quien se sitúe bajo palos.

Justo por delante, mientras que Tejero no tiene competencia en el flanco derecho, Imanol y Ríos Reina se disputan la plaza en la banda izquierda. Y aunque dispone de los cuatro centrales que integran el plantel, todo apunta a que Venancio y Arbilla, sus dos mariscales el año pasado, serán los que jueguen de inicio.

Los planes que maneja Garitano para el centro del campo son algo más complicados de adivinar, porque se antoja difícil que el técnico vaya a alinear a los tres únicos mediocentros que han quedado tras el adiós inicial de Atienza al Burgos y las recientes salidas de Sielva, cedido al Huesca, y de Edu Expósito, traspasado al Espanyol por una suculenta cantidad que, entre unas cosas y otras, supera los cinco millones de euros.

Opciones en la medular

De primeras, Sergio y Javi Muñoz parten con ventaja porque tienen la entera confianza de Garitano, pero las buenas sensaciones que ha dejado el brasileño Matheus también le conceden serias opciones de debutar.

Y aunque las puertas de Ipurua siguen abiertas para la llegada de nuevos efectivos en ataque, el preparador azulgrana dispone de varias alternativas para dibujar su propuesta ofensiva. Con Troncho en la recámara, Corpas es el dueño y señor del extremo derecho, mientras que para la mediapunta dispone de Aketxe o el propio Stoichkov, aunque el gaditano fue uno de los que más actuó en la banda izquierda la pasada temporada, donde Yanis y Quique también están llamando con fuerza. Los que estaban y los que han llegado saben que la exigencia es máxima. Empezar ganando sería, cuando menos, prometedor.