S. D. Eibar

Mendilibar: «Espero que no nos durmamos»

Mendilibar, durante una rueda de prensa en Atxabalpe. / ASKASIBAR
Mendilibar, durante una rueda de prensa en Atxabalpe. / ASKASIBAR

El técnico armero admite que «casi podemos tocar la permanencia con la mano», pero insiste en que «hay que certificarla»

L. G. EIBAR.

Quedan por repartir más puntos de los que el Eibar tiene en su casillero, pero con los 11 que cuenta de renta sobre el descenso, el conjunto armero sabe que está solo a unos metros para cruzar la meta de la salvación. Por muy cerca que se vea la pancarta, José Luis Mendilibar recuerda que aún queda distancia por recorrer, aunque confía en ver cómo los suyos alcanzan la línea de llegada en Mendizorrotza. «Casi podemos tocar la permanencia con la mano, pero a ver si la certificamos ya. A ver si podemos sumar porque hay un buen número de equipos que están por detrás, espero que no nos durmamos. En marzo podemos tener prácticamente clarificado el panorama de cara al primer objetivo».

Se lleva a Vitoria-Gasteiz a los 21 efectivos disponibles, aunque ya avanza que no va a forzar a los que arrastran molestias físicas porque tras el parón de dentro de dos semanas llega otra con tres partidos y ahí sí que necesitará tener a todos listos. «Tenemos gente con pequeñas molestias, hemos entrenado bien, hemos estado todos toda la semana, exceptuando a Jordi. Hoy mismo hemos entrenado los 21 disponibles. Será cuestión mía de descartar a alguno por pequeñas molestias. Queremos llegar bien al descanso porque luego vienen tres partidos en una semana y ahí sí me gustaría contar con el mayor número de jugadores posibles, así que no me voy a arriesgar a que pueda haber lesiones».

Una afirmación que invita a pensar que Arbilla, que arrastra dolores en su rodilla izquierda, o Cucurella, que se llevó un importante costalazo ante el Celta, podrían disponer de un descanso reparador.

El de Zaldibar destaca que «nos enfrentamos a un equipo sólido que no ha tenido altibajos»

Tiene recambios de garantías para hacer frente a un derbi muy exigente que prevé igualado. «Vamos a disputar un partido complicado ante un equipo que no ha tenido altibajos, que siempre ha estado en zona alta». El de Zaldibar es plenamente consciente de «lo difícil que va a ser, pero ellos también saben que nosotros somos un rival incómodo».

En una Liga que premia la regularidad, destaca que el Alavés ha conseguido asentarse en la zona de arriba. «Es un equipo fuerte y competitivo que lleva una línea muy regular. Tiene gente rápida para ir a la contra y otros que saben jugar sin salir a la contra. Creo que es un equipo que se adapta a casi todas las formas de juego. Juegue bien o mal es un bloque con una gran solidez, al que no es fácil ganarle, siempre están bien colocados».