SD Eibar

El Eibar, una entidad muy dependiente de la 'tele'

El Eibar depende de la televisión. DV/
El Eibar depende de la televisión. DV

La capacidad económica del Eibar está condicionada por los derechos televisivos del equipo. El 95% de los ingresos facturados por el conjunto armero provienen de las retransmisiones

ANDER CURIEL

El dinero como pilar fundamental dentro del negocio del fútbol es algo que no coge a nadie por sorpresa. Los traspasos millonarios cada vez más inflados, la falta de ingresos po entradas, y la cesión de los derechos de las competiciones a diferentes canales de televisión determinan en gran medida la capacidad económica de numerosos clubes de Primera y Segunda División.

Es el caso de la SD Eibar. La pasada temporada, el conjunto dirigido por José Luis Mendilibar percibió unos ingresos de 58,7 millones de euros durante la temporada, de los cuales 46,3 millones correspondieron a los pagos realizados por las televisiones. En el caso del cuadro azulgrana, el 95% de los ingresos proceden de la televisión, colocándose en el puesto anteúltimo, justo por encima del Huesca, que ingresó un punto porcentual más.

Unas cifras que, lejos de ser reconfortantes, suponen una dependencia excesiva hacia el medio audiovisual, que dentro de la incertidumbre sobre quien mantiene los derechos de emisión de los partidos, podría hacer fluctuar las cifras de una temporada a otra en gran medida. Así, con un campo como Ipurua, de propiedad municipal, y ante la ausencia de patrimonio, el club armero se planteó la consecución de más ingresos con la construcción de la Ciudad Deportiva en el alto de Areitio, que le pueden reportar también un mayor número de ingresos, una cuestión prioritaria a falta de un estadio de su propiedad, principal aspiración de todos los clubs como garante de su futuro.

Aumenta la desigualdad

Además del alto porcentaje percibido a través del medio televisivo, también salta a la vista la gran diferencia de ingresos existente entre los primeros clasificados de la competición liguera y los últimos. Mientras que el FC Barcelona ingresó 154 millones de euros, los equipos modestos oscilan entre 40 a 50 millones. Con ello, los grandes triplican el dinero percibido por la televisión con respecto a los modestos.

Una diferencia notable que choca de lleno con cualquier intento por igualar el nivel general de los equipos de la competición, que ven como año a año los equipos grandes siguen distanciándose en el apartado económico.

La Premier como ejemplo

En el caso de la liga inglesa, a pesar de que en muchos de los supuestos la dependencia hacia los ingresos televisivos sigue siendo una realidad, las cifras muestran un reparto mucho más equitativo. El que más ganó la pasada temporada es el Liverpool, con 152 millones de libras, por delante del Manchester City, campeón de liga con 151 millones de libras. El que menos fue el Huddersfield, que pese a ser colista ha sumado casi 100 millones. Esta es una de las aspiraciones del club de Ipurua: la equiparación. Un factor que pudo determinar, quizás, que las finales de Champions y Europa League la jugasen cuatro ingleses.