SD Eibar

Enrich aparca su renovación hasta lograr la salvación

Sergi Enrich, ayer, al acabar el entrenamiento en Atxabalpe./MIKEL ASKASIBAR
Sergi Enrich, ayer, al acabar el entrenamiento en Atxabalpe. / MIKEL ASKASIBAR

El delantero menorquín, que ayer festejo su 29 cumpleaños, asegura estar feliz en el Eibar, el equipo «que me lo ha dado todo»

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Sergi Enrich está de enhorabuena. Ayer celebró su vigésimo noveno cumpleaños, el cuarto como jugador del Eibar y, aunque no quiere quiso desvelar si será o no el último que festeje como jugador armero, sí que deja claro que es muy feliz en el equipo que le ha dado la oportunidad de consolidarse como jugador de Primera.

Han pasado casi cuatro años desde que aterrizó en Ipurua tras haber brillado en el Numancia y, después de dejar atrás una lesión de rodilla que le privó de participar en toda la segunda vuelta del pasado ejercicio, siente unas irrefrenables ganas de «ayudar a este equipo y defender estos colores que me han dado mucho, según confesó ayer en el programa 'Más fútbol' de Teledonosti.

Un año más, le complace ver que el Eibar camina firme hacia una nueva permanencia, aunque con la clasificación tan comprimida, avisa de que no hay espacio para los excesos de confianza. «Este año está todo muy caro, lo de arriba y lo de abajo, pero nosotros tenemos claro el objetivo. Estamos en una buena dinámica, bien clasificados, pero no debemos confiarnos. Nos vienen partidos importantes que si los ganamos aseguraremos la permanencia».

El de Ciutadela se refiere a los próximos partidos que el Eibar afrontará frente a rivales directos, y en especial a los tres siguientes en Ipurua, donde primero llegará el Celta, después el Valladolid y ya a primeros de abril el Rayo Vallecano. A falta de buenos resultados fuera es aquí donde se esconde la llave que abre la puerta de la salvación. «Vienen rivales directos a casa y sabemos que la permanencia pasa por ganar en Ipurua. El domingo tenemos la primera batalla y no debemos mirar más allá».

Y sin embargo, le resulta imposible olvidarse del exigente tramo liguero de las ocho últimas jornadas. «Sabemos el tramo de temporada que nos viene ahora y el que tenemos al final. Tenemos que apretar, estamos concienciados, porque sabemos que el final de temporada va a ser difícil».

Pero lo primordial ahora es concentrar todas las fuerzas en sacar adelante el choque ante el Celta. Para ello es imprescindible pasar página de lo sucedido en Bilbao. No le ha dado demasiadas vueltas a la gran ocasión de Cucurella que desbarató porque lo considera un «gaje del oficio», pero sí recalca que deben «ser autocríticos, porque no estuvimos a la altura del derbi».

El Celta tampoco suele ser un rival fácil de superar. De hecho, «siempre pone las cosas muy difíciles en Ipurua». Por eso, afirma que el Eibar debe jugar «como somos nosotros e intentar que el Celta no marque porque es difícil remontarle».

Con los cinco goles que atesora ya ha superado los tres que anotó el año pasado, aunque está muy lejos de los 12 que lleva Charles, un jugador «al que admiro y un compañero excepcional, como el resto». Y es que para él «aquí no hay ningún 'crack', ni se va a fichar a ninguno, pero entre todos hacemos un buen equipo».

Agradecido

Es consciente de la inquietud que hay respecto a su renovación, pero ya avanza que no va a tomar la decisión hasta que no se concrete la salvación. Eso sí, agradece el detalle que tuvo el Eibar «de ofrecerme la renovación cuando me lesioné, pero estaba muy preocupado con la rodilla y decidimos aparcar el tema para demostrar en el campo que me había ganado esa renovación». Antes de Navidad comunicó sus pretensiones y ahora está «otra vez aparcado hasta lograr la renovación». En cualquier caso, dice que está «muy feliz. El Eibar me ha dado todo y el míster también es fundamental. Nos ha hecho mejores a todos. Hay personas que se tienen que quedar sí o sí porque son muy importantes para el Eibar».