S.D. Eibar

La enfermería azulgrana se vacía de pacientes

Esteban Burgos, en el amistoso del miércoles. / ASKASIBAR
Esteban Burgos, en el amistoso del miércoles. / ASKASIBAR

Esteban Burgos, que debutó ante el Mirandés, y Cote, que no jugó por precaución, están a disposición de Mendilibar con el alta médica

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Mendilibar suma dos nuevos efectivos a su causa. Esteban Burgos y Cote ya se han restablecido por completo de las lesiones musculares que les han impedido estrenarse en esta campaña y están deseosos de añadir al equipo más competencia de la que existe.

Pese a que solo el argentino fue de la partida en el amistoso ante el Mirandés, el lateral asturiano también ha recibido el alta médica, aunque dado que apenas ha podido ejercitarse con el resto de sus compañeros hasta esta semana, se estimó conveniente que no actuara por precaución.

Paradójicamente, el gijonés, que ayer celebró su 30 cumpleaños, cuenta con más opciones que el central de llegar a tiempo para debutar ante el Espanyol, ya que aunque se ha unido a la dinámica de grupo más tarde, él sí pudo realizar prácticamente toda la pretemporada y disputó hasta ocho amistosos veraniegos antes de sufrir una rotura de fibras de grado 2 en el tercio medio distal del bíceps femoral izquierdo en el duelo disputado frente a Osasuna el pasado 8 de agosto, su primera lesión desde que llegó al Eibar.

Tiene, por tanto, un terreno recorrido que a Burgos le falta por completar, como se pudo comprobar el miércoles en Atxabalpe, donde sí dejó ver algunas de las cualidades que le han convertido en de las grandes apuestas de la entidad azulgrana para este curso, como su gran poderío en el juego aéreo y la confianza a la hora de salir con el balón jugado, pero también evidenció una lógica carencia de ritmo que le llevará algunas semanas más adquirir.

Y es que el jugador procedente del Alcorcón no estrenó con buen pie su nueva andadura como azulgrana, puesto que a los pocos días de dar el pistoletazo de salida a la pretemporada recayó de una lesión en el tobillo que arrastraba desde la recta final de la pasada campaña con el cuadro alfarero. El tratamiento conservador que se le realizó entonces funcionó, pero a su regreso al trabajo se vio aquejado de una rotura de fibras en el recto anterior del cuádriceps derecho que le ha mantenido al margen del grupo hasta que la semana pasada se incorporó a las sesiones como uno más.

A la vuelta del fin de semana de fiesta que el técnico azulgrana ha concedido a su plantel, ambos dispondrán de varios días para calibrar su verdadero estado físico antes de determinar si están en buenas condiciones para jugar el señalado primer partido en casa ante los periquitos.

El femenino calienta motores

Y mientras el primero equipo disfrutará de su primer fin de semana festivo debido al parón de selecciones, el conjunto femenino, calienta motores de cara a su estreno en la en la Segunda División Pro, en la que debutará este domingo a las 12.30 horas en Unbe frente a Osasuna, el club que se proclamó campeón de la Liga Vasca en la pasada campaña.

La nueva categoría no es ni mucho menos la única novedad a la que se enfrentan las armeras esta temporada, que cuentan con Iker Dorrosoro como nuevo entrenador en sustitución de Jordi Telletxea y numerosas incorporaciones que han cambiado la fisonomía del plantel.

Una de las nuevas incorporaciones es la de Marta López de Guereñu, que ha sido convocada por la selección de España sub-17 para disputar un torneo internacional en Suecia del 11 al 17 de este mes.