S.D. Eibar

Encantados con el nuevo césped armero

Los jugadores del Eibar, ayer probando el césped del nuevo Ipurua. / MIKEL ASKASIBAR
Los jugadores del Eibar, ayer probando el césped del nuevo Ipurua. / MIKEL ASKASIBAR

La plantilla del Eibar disfrutó de su primera toma de contacto en el renovado verde de Ipurua | Los tepes instalados hace hoy una semana aguantaron una sesión de hora y media en la que sí participó Cote, pero no Esteban Burgos

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Las puertas de Ipurua volvieron a abrirse casi cuatro meses después de que cayera el telón de la pasada campaña, para que los expectantes aficionados del Eibar pudieran asistir al único entrenamiento que la plantilla azulgrana celebrará en el nuevo césped antes del partido del domingo (12.00 h.) ante el Espanyol.

Tanto los jugadores como los numerosos seguidores que se acercaron hasta el estadio ardían en deseos de ver cómo respondía la alfombra verde que se instaló hace solo una semana, tras haber soportado el paso de la maquinaria utilizada durante las intensas obras que se siguen ultimando sin descanso.

Mientras una marea de más de medio centenar de operarios con casco trabajaban a destajo en diversos puntos del campo, Mendilibar y los suyos pudieron comprobar que los mullidos tepes aguantaron a la perfección no solo los intensos chaparrones caídos la víspera, sino también una sesión preparatoria de cerca de hora y media, en la que se incidió en de manera especial en los centros desde los laterales.

Ramis no disputó los partidillos, pero su concurso el domingo no corre peligro

Probaron la resistencia de todos y cada uno de los metros cuadrados del campo y todo el manto en general mantuvo el tipo sin sufrir daños de consideración al margen de los que siempre producen los tacos y que los operarios se apresuraron a recolocar.

A falta del examen definitivo al que se someterá el domingo, el nuevo césped obtuvo una nota alta por parte de los jugadores y causó una grata sensación entre los más de 300 aficionados que ocuparon la grada Este que el club habilitó para que pudieran presenciar el entrenamiento antes del recibir a los pericos.

Los asistentes también pudieron comprobar que Cote ya está en disposición de ser incluido en la próxima convocatoria de Mendilibar, tras haberse recuperado en un mes de la rotura de fibras que sufrió en el penúltimo compromiso amistoso de la pretemporada ante Osasuna.

El asturiano participó con total normalidad incluso en los partidillos a medio campo que nunca faltan en los planes del de Zaldibar, pero dado que no jugó por precaución el amistoso del pasado miércoles frente al Mirandés y que solo ha podido ejercitarse con el grupo durante esta semana, su concurso ante los periquitos sigue siendo la principal duda.

Esteban Burgos, descartado

El que sí está descartado por completo para el primer choque liguero en casa es Esteban Burgos, al que no se le vio en ningún momento por Ipurua debido a que según informó después el club «arrastra secuelas» del esguince de tobillo que sufrió en la recta final de la pasada campaña en el Alcorcón. Pese a que el argentino sí que fue de la partida en el choque del pasado miércoles en Atxabalpe tras haber dejado atrás la lesión muscular que sufrió a principios de agosto, su maltrecho tobillo izquierdo le está dando más problemas de los esperados.

También preocupó que Ramis dejara la sesión antes de los partidillos, aunque desde la entidad aclaran que no padece lesión alguna, aunque en principio su concurso el domingo no corre peligro.