S. D. Eibar

El trampolín para huir del peligro que acecha

Varios jugadores de la plantilla armera realizan un rondo en las instalaciones de Atxabalpe. / MORQUECHO
Varios jugadores de la plantilla armera realizan un rondo en las instalaciones de Atxabalpe. / MORQUECHO

El Eibar busca un triunfo que descuelgue a un Villarreal que quiere agarrarse a la estela de los armeros | La escuadra azulgrana suspira por poner fin a una racha de una derrota y tres empates que no han premiado su gran propuesta atacante

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar quiere arrancar el nuevo año en Ipurua con una victoria que se le lleva resistiendo desde su flamante victoria ante el Real Madrid hace ya cinco jornadas. Desde entonces, los armeros solo han podido sumar tres puntos tras haber cedido una derrota y tres empates consecutivos que no reflejan en absoluto el gran juego ofensivo desplegado por los de Mendilibar. Por eso, los eibarreses esperan que el 2019 sea aún más generoso que el año que se ha ido y premie sus méritos con puntos que le permitan alejarse del peligro que acecha desde atrás.

El Villarreal es precisamente una de las grandes amenazas que se ciernen sobre ellos, lo que convierte a este duelo en el trampolín con el que catapultarse hacia la tranquilidad, o en el obstáculo que haga caer al hoyo del que los de abajo quieren salir agarrándose con uñas y dientes a las paredes.

Una victoria local otorgaría una cómoda renta de ocho puntos respecto a los castellonenses, pero las apreturas del campeonato propician que si es el Villarreal el que sale triunfante, se colocaría a solo dos puntos. Una diferencia de escenarios muy importante que ambos tienen muy presente y que, lógicamente, se dejará sentir en el terreno de juego.

Los pupilos de Mendilibar tienen la oportunidad de volver a cuajar un partido redondo ante su afición, pero para ello saben que deben aplicarse especialmente en las labores defensivas, que son precisamente las que han privado al equipo armero de contar con un buen puñado de puntos más en su zurrón.

El de Zaldibar cuenta con la única baja de Pedro León, al que aún le faltan unas pocas semanas para regresar, y la mejor noticia es la más que probable vuelta de Dmitrovic a la portería, una vez superados sus problemas de pubis. Por de pronto ha entrado en la lista y si está ahí es porque está listo para jugar.

Será de los pocos cambios significativos que introduzca el preparador vizcaíno, que parece haber dado ya con un once base al que ir dando pinceladas. En la defensa, salvo que le dé por incluir a un Arbilla que ha ido perdiendo el sitio, jugarán Rubén Peña y Cote en los laterales, mientras que Paulo y Ramis seguirán siendo la pareja de referencia para el técnico en su zaga.

En la medular, la única incógnita es saber si será Diop o Escalante el que acompañe a Joan Jordán, porque lo que es seguro es que Orellana y Cucurella intentarán desbordar por los flancos para que Sergi Enrich y Charles demuestren que han afinado su puntería durante las navidades.

El Eibar ve igual de cerca el descenso que los puestos europeos, pero en esta Liga nadie se puede relajar, y menos ante un Villarreal que parece tener que despegar tarde o temprano. Por eso, el Eibar necesita una victoria para reencontrarse con las sensaciones clasificatorias que ya ofrece en cuanto a juego, pero que no terminan de traducirse en resultados.

Más necesitado

Más necesitado encara el partido el Villarreal. Precisa ganar tras acumular tres partidos sin hacerlo, y aunque los castellonenses suman dos empates desde la llegada de Luis García al equipo, el técnico quiere sumar su primera victoria en el campeonato liguero.

No hay que olvidar que los de La Cerámica llegan al choque con el cansancio de haber disputado el jueves ante el Real Madrid el partido pendiente del campeonato de Liga. Aunque el empate arrancado con el doblete de Cazorla ha conseguido elevar al máximo la moral del plantel amarillo, el cansancio puede ser un factor importante en el choque.

Viene con ausencias, que se centran en la parcela defensiva, ya que no puede contar con Álvaro González y Jaume Costa, por lo que el técnico deberá remodelar esa parcela.

Más