S.D. Eibar

El Eibar se agarra a los precedentes ante el Sevilla

Arbilla recibe la felicitación de sus compañeros la temporada pasada tras anotar de falta el 5-1. / MORQUECHO
Arbilla recibe la felicitación de sus compañeros la temporada pasada tras anotar de falta el 5-1. / MORQUECHO

El cuadro hispalense, que llegará crecido tras humillar al Real Madrid, cayó goleado en Ipurua (5-1) en febrero de este mismo año

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Sevilla es uno de los grandes ante los que mejor se maneja el Eibar en Ipurua. Ganar a los poderosos de la Liga es una de las asignaturas que más se le resisten a los armeros desde que llegaron a Primera hace ya cinco campañas, pero el cuadro hispalense, que llegará al feudo eibarrés crecido tras dar toda una lección de humildad al Real Madrid (3-0), es precisamente uno de los pocos que sí han sucumbido ante los eibarreses al menos en una ocasión.

De hecho, los blanquirrojos tan solo pueden presumir de haber salido una vez victoriosos de Ipurua, en la primera temporada de los azulgranas en la máxima categoría, mientras que las restantes visitas se han saldado con dos empates y una escandalosa goleada que aún permanecerá fresca en su memoria.

Y es que no hay que echar mucho la vista atrás para encontrar ese último precedente, puesto que tan solo han pasado siete meses desde que el pasado 3 de febrero el Eibar pasara como un rodillo por encima del Sevilla (5-1), pocos meses después de las mofas de la afición hispalense hacia su eterno rival tras el histórico 5-0 que los azulgranas endosaron al Betis.

El Sevilla pecó de exceso de confianza y lo pagó con uno de los resultados más humillantes que figuran en su extenso palmarés. Para el Eibar, en cambio, fue una noche mágica que comenzó con un madrugador tanto de Kike García a los 38 segundos de partido y que concluyó con un festín anotador gracias al doblete de Fabián Orellana (17' y 61'), al cabezazo de Ramis a la salida de un córner pasada la media hora, y al golazo de Arbilla de falta directa, la primera de las dos que ha clavado el navarro desde que aterrizó en Ipurua.

La sed de venganza acompañará a los ahora dirigidos por Pablo Machín, que también sabe cómo se las gasta un Eibar que vapuleó al Girona, equipo con el que se estrenó en Primera, no solo en Ipurua, donde cayó por 4-0, sino también en Montilivi, donde los armeros se impusieron por 1-4 en la recta final de la pasada campaña.

Saben, por tanto, que Ipurua no es el Sánchez Pizjuán. Aquí solo han ganado en una ocasión y de eso hace ya más de tres años y medio, cuando aprovecharon la caída en barrena de los eibarreses para endosarle otra de las 16 derrotas que sufrieron los entonces dirigidos por Gaizka Garitano en la estrepitosa segunda vuelta de su estreno en Primera.

Incómodos

Desde entonces, el feudo armero se les ha atragantado. Así, en la octava jornada de la temporada 2016-17 no pasaron del 1-1 y con suerte, puesto que fueron por debajo en el marcador hasta que en el minuto 71 Gameiro logró neutralizar el tanto de Borja Fernández que campeaba en el marcador desde antes de que se cumpliera el minuto 10.

Tampoco en la campaña siguiente fueron capaces de llevarse el triunfo pese a que el Eibar terminó aquel partido con dos jugadores menos tras la roja directa que Yoel Rodríguez vio justo antes del descanso y la posterior expulsión de Dani García a pocos minutos para el final. Los sevillistas se las prometieron muy felices con el tanto de Vietto en la primera mitad, pero una asistencia de Antonio Luna propició que Pedro León marcara el tercero de los 11 goles que lleva como armero.

El Eibar afronta este choque tras ver rota en Cornellá su racha de tres partidos seguidos sin perder, mientras que el Sevilla ha sumado nueve goles tras la goleada firmada en casa del Levante (2-6) y su cacareada victoria ante al Real Madrid (3-0). La de mañana será otra historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos