S.D. Eibar

El Eibar rubrica su campaña más pobre lejos de casa

Cote pelea un balón con Mario Gaspar./EFE
Cote pelea un balón con Mario Gaspar. / EFE

Con solo dos victorias y ocho empates en su haber, el equipo armero acabará como el cuarto peor visitante

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

La derrota cosechada en Villarreal no solo privó al Eibar de la posibilidad de poder igualar o incluso mejorar el noveno puesto logrado en el pasado campeonato, sino que también vino a certificar que esta ha sido la campaña más improductiva lejos de casa en sus cinco años de andadura en Primera.

Los armeros tan solo han sido capaces de obtener 14 de los 57 puntos en liza a domicilio, fruto de las dos únicas victorias selladas en Montilivi allá por el mes de octubre y en Valencia hace tan solo dos semanas, así como a los ocho empates amarrados en sus visitas al Wanda, Zorrilla, Benito Villamarín, Butarque, Sánchez Pizjuán, Mendizorroza, Ciutat de Valencia y Anoeta.

Unos registros que evidencian el trascendental papel que ha jugado Ipurua en la consecución de la permanencia, puesto que de no ser por los 32 puntos conquistados ante su público, la entidad azulgrana se habría visto condenada a vagar por las últimas plazas de la tabla, al igual que les ha ocurrido a los tres equipos que menos puntos han obtenido como visitantes.

Y es que solo Celta, Rayo Vallecano y Huesca han sido peores que el Eibar en esta faceta y, mientras que los vallecanos y los oscenses hace ya unas semanas que consumaron su descenso a Segunda, los vigueses aún tienen que esperar hasta la última jornada para sellar su salvación a costa del Girona, el único de los implicados en la lucha por el descenso que ha logrado mejores resultados fuera que en casa.

Resulta difícil encontrar una explicación que justifique una cifra de puntos tan pobre, inferior incluso a la que sumó en la campaña del descenso, en la que los entonces dirigidos por Gaizka Garitano llegaron a arrancar fuera de Ipurua 17 de sus 35 puntos finales, tras apuntarse cuatro triunfos y cinco empates.

Los registros de esta temporada a domicilio son similares a los rubricados en el primer año con José Luis Mendilibar en el banquillo, en la que el Eibar se aseguró la permanencia tras sumar 43 puntos, cinco más que el tercer y último equipo que perdió la categoría. Entonces los armeros también se tuvieron que conformar con acumular 14 puntos, aunque en aquel ejercicio el equipo eibarrés obtuvo tres victorias, una más que ahora, por cinco empates, tres menos que en la actualidad.

Los registros obtenidos a domicilio son inferiores a los de la campaña del descenso

Ha sido la gran asignatura pendiente en el año donde mejor juego ha desplegado

Las mejores cifras del Eibar como visitante se produjeron en las dos siguientes temporadas. En la 2016-17, en la que el técnico de Zaldibar alcanzó su nivel más alto de puntuación con 54 puntos. La escuadra azulgrana cosechó 21 puntos fuera de sus dominios gracias a las cinco victorias y los seis empates que festejó. Ipurua aportó los 33 restantes en un ejercicio en el que por primera vez el club eibarrés llegó a coquetear con los puestos europeos.

El sueño de viajar por Europa lo tuvo más cerca aún el pasado año, en el que pese a obtener cuatro puntos menos que en la anterior temporada, acabó en la novena posición, la mejor clasificación de su historia en la máxima categoría. En esta ocasión, el Eibar no acusó en exceso su dependencia de Ipurua, toda vez que llegó a conquistar 23 de los 50 puntos gracias a seis victorias y cinco empates firmados como visitante.

Una espinita clavada

Este año sin embargo, los infructuosos viajes del equipo han lastrado la que, a juicio de Mendilibar y de todos los que han seguido con asiduidad al equipo armero, ha sido la mejor campaña en cuanto a nivel de juego. Al de Zaldibar se le ha quedado una espinita clavada debido a que el buen rendimiento futbolístico de su equipo sobre el césped no se ha visto reflejado en los resultados, como sí ha ocurrido en Ipurua.

Los nueve triunfos y cinco empates celebrados junto a los suyos han sido suficientes para que el Eibar se haya ahorrado mucho disgustos, aunque no bastarán para repetir el honroso noveno puesto que luce con orgullo en su currículum.

Con los 46 puntos que tiene ahora mismo, a lo máximo que puede aspirar es a acabar décimo, aunque para ello tendría que superar al Barcelona en el partido que finalmente se disputará el domingo (16.15 h.) y esperar a que Alavés y Betis, los dos equipos que le preceden, no ganen sus respectivos compromisos.