S.D. Eibar

El Eibar no va de romería al Sánchez Pizjuán

Jordán chuta ante Oliveira, con Cardona cerca, durante un entrenamiento del Eibar en Atxabalpe la semana pasada. / FÉLIX MORQUECHO
Jordán chuta ante Oliveira, con Cardona cerca, durante un entrenamiento del Eibar en Atxabalpe la semana pasada. / FÉLIX MORQUECHO

El conjunto de Mendilibar acude convencido de poder sumar un primer triunfo allí que le descarte del descenso | La escuadra azulgrana pretende acabar con su sequía de triunfos fuera en un campo en el que el Sevilla solo ha perdido en una ocasión

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El Eibar no va a Sevilla de turismo. La capital hispalense merece una visita en cualquier época del año, pero en este caso el objetivo que llevan a los armeros a orillas del Guadalquivir no es otro que volver con los tres puntos en liza. Sería la primera vez, ya que lo máximo que ha pescado allí fue un empate a uno en la primera campaña en la máxima categoría. Desde entonces, ha resultado ser un coto prohibido, pero la temporada está resultando tan imprevisible que las sorpresas ya no lo son tanto.

Es cierto que el Sánchez Pizjuán ha sido un campo inexpugnable desde que el Getafe se impuso a los de Machín (2-1) en la cuarta jornada, pero al Eibar no le faltan motivos para creer firmemente que a la quinta sí puede ser la vencida. Las dos victorias y el empate enlazados en las tres últimas jornadas han recompensado por fin un excelente nivel de juego que también ofreció en los seis partidos que encadenó sin ganar. Y en una Liga en la que las distancias son tan cortas, abrir una brecha de seis puntos te otorga una confianza de la que carecen los que están por debajo.

Un bloque definido

Tiene a Charles en estado de gracia, marcando goles a pares, como el doblete que firmó el pasado fin de semana ante el Girona, el segundo de la temporada tras el que también se apuntó en el 4-4 ante el Levante. Siempre puede aparecer también Sergi Enrich, al que le está costando más aumentar su cuenta particular, pero de su trabajo como del de Kike García, ahora relegado a la suplencia, se benefician, entre otros, el brasileño.

Y qué decir del tándem que conforman Diop y Jordán. El senegalés es como una pared infranqueable que se compenetra a la perfección con el joven catalán, el auténtico hilo conductor del juego del equipo. Ha interiorizado tanto el estilo de Mendilibar que no tiene ni que mirar para saber que, sí abre el juego hacia derecha, dará con la conexión que han establecido un Rubén Peña inconmensurable y un Orellana que, si está tan inspirado como ante el Girona, puede abrirse paso entre la defensa rival como un rompehielos. Y poco más o menos lo mismo ocurre cuando se apoya en sus compañeros de la banda izquierda, en la que Cote y Cucurella se entienden a las mil maravillas para colarse hasta la cocina por allí.

Está de vuelta hasta Ramis, superados ya los problemas musculares que cortaron en seco su progresión cuando enlazó cinco partidos seguidos en el once, que junto a Arbilla y a Asier Riesgo, completan una última línea de contención que se muestra cada vez más sólida.

Estos son los que cuentan con más papeletas para saltar al césped sevillano de entre los 19 jugadores que Mendilibar se ha llevado en avión hasta Sevilla. Han viajado todos, salvo a los lesionados Dmitrovic, Calavera y Pedro León, así como el descartado Pere Milla. Cardona, que se quedó fuera el pasado fin de semana ha completado la lista de la que antes del partido se caerá uno.

La lógica indica que el preparador armero podría repetir alineación, aunque no sería sorprendente que el de Zaldibar pueda incluir alguna modificación, por aquello de que se juega lejos de casa. Ramis es un jugador muy importante en su esquema pero, dada su propensión a las lesiones, la precaución puede llevar a dosificarle. Y como es sabido, el radio de influencia del balear se multiplica en el feudo armero y los números indican que son los puntos de Ipurua los que están permitiendo ir dando pasos firmes hacia una nueva permanencia.

Tampoco hay que olvidar que el siguiente en pisar terreno eibarrés será un Getafe que es el sorprendente quinto clasificado, con apenas 18 tantos recibidos, el segundo menos goleado por detrás del Atlético Y sin tregua, después tendrá que buscar otro triunfo también inédito en San Mamés, antes de recibir en casa al Celta, el equipo que le infligió la derrota más abultada de la campaña.

Más