S.D. Eibar

El Eibar quiere aprovechar la estela dejada por la Itzulia

Los jugadores armeros colocan una portería durante su sesión de entrenamiento en Atxabalpe. / M. ASKASIBAR
Los jugadores armeros colocan una portería durante su sesión de entrenamiento en Atxabalpe. / M. ASKASIBAR

Junto a los 16 disponibles del primer equipo, también viajan los integrantes del filial Kaiser y el medio Miguel Marí, la gran novedad

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Con las emociones aún latentes tras el vibrante final de la Euskal Herriko Itzulia y el paso de la Korrika, todo casi al mismo tiempo, hoy la atención de los eibarreses y, por supuesto, también del Eibar se giran hacia Anoeta, donde los armeros confían en lograr su primer triunfo desde que llegaron a Primera. Ante la falta de alicientes, debido a que Europa se ve demasiado lejos como para aspirar en serio por ese reto, sellar la tranquilidad definitiva con la conquista de los tres puntos allí se ha convertido en la principal aspiración en un partido de circunstancias para los azulgranas.

Con la temporada tan avanzada, la escuadra eibarresa se ha encontrado con un aluvión de bajas que afectan especialmente a la defensa y de manera colateral también a la línea medular. Una conjunción de contratiempos físicos del que solo se han salvado 16 jugadores del primer plantel, lo que ha llevado a José Luis Mendilibar a tener que incluir a dos integrantes de un filial que hoy mismo quemará su último cartucho por la permanencia.

Como ya se preveía, el técnico ha recurrido al fornido central valenciano de 1,87 metros Juan Carlos Lázaro 'Kaiser', así como a Miguel Marí Sánchez, un centrocampista alicantino de proyección ofensiva que pueda tapar, en caso necesario, el hueco que ha dejado la ausencia de Pape Diop. En principio el destino de ambos será el banquillo, pero tampoco se debe descartar la posibilidad de que el de Zaldibar prefiera tirar de un central específico, pese a que no tenga ninguna experiencia en la categoría, a apostar por Sergio Álvarez, que sí ha jugado en diversas ocasiones con el Sporting en esa demarcación, aunque su posición natural sea la de mediocentro.

El plan más factible

Sin embargo, por lo visto a lo largo de la semana, todo apunta a que el plan más fiable, o al menos el más factible, consiste en formar con Paulo y el avilesino en el eje de la zaga, con el argentino De Blasis también como parche en la banda derecha y Cote en su posición habitual en la izquierda.

Para el centro, al preparador vizcaíno tampoco le queda más opción que emparejar a Joan Jordán y Escalante, acompañados con toda probabilidad por Orellana y Cucurella, sin olvidar que Pedro León está de nuevo en disposición de jugar, aunque no se sabe a ciencia cierta en qué estado físico se encuentra tras una semana con el cartel de dudoso colgado de su cuello.

Y mientras las bajas del rival se concentran en la punta de ataque, esa es precisamente la zona para la que Mendilibar cuenta con todas las alternativas posibles. Los jugadores más en forma, o si se prefiere los más enrachados, son Cardona y Charles, que están atravesando por el momento más ilusionante de la temporada, pero mucho han tenido que convencer al de Zaldibar en los cinco entrenamientos de esta semana para que el técnico saque a Sergi Enrich del once. Y es que como se pudo comprobar en el Bernabéu, la capacidad del balear para ganar y retener balones arriba a la espera de que lleguen sus compañeros no la tiene ningún otro jugador.

Los que salgan tendrán que sacarse las castañas del fuego sin apenas apoyo moral desde la grada, puesto que hasta la peña Eskozia la Brava, que no se pierde ni un solo desplazamiento, ha anunciado que renuncia a acudir por falta de facilidades para conseguir billetes para estar.