El Eibar se queda como estaba

Amaia Gorostiza, Takashi Inui y Fran Garagarza, en la presentación del japonés como jugador del Eibar./ASKASIBAR
Amaia Gorostiza, Takashi Inui y Fran Garagarza, en la presentación del japonés como jugador del Eibar. / ASKASIBAR

El cierre de mercado no deparó ninguna sorpresa en el equipo armero, que mantiene la plantilla de 22 jugadores que se completó con Inui

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Ni se esperaban ni hubo sorpresas de última hora en Ipurua en el cierre del mercado veraniego de fichajes. Dado que Mendilibar ya dio por cerrado su plantilla después de que Takashi Inui se convirtiera en la última incorporación el pasado 24 de julio, el único temor que había en las oficinas del Eibar era que apareciera algún equipo que le rompiera sus esquemas. Pero tampoco hubo sustos en ese sentido y el plantel armero se ha quedado como estaba, con los 22 jugadores que ya estaban antes de inicio liguero después de los seis fichajes realizados en verano, Álvaro Tejero (libre del Real Madrid), Edu Expósito (adquirido al Deportivo, al igual que Quique González), Rober Correa (libre del Cádiz), Esteban Burgos (Alcorcón) y Takashi Inui (Betis). De esta lista ha quedado excluido Roberto Olabe, que fue cedido al Albacete a principios de agosto.

La celeridad ha marcado este año el capítulo de adquisiciones, un aparentemente sosegado período que contrasta con los vividos en temporadas anteriores cuando el club armero se veía obligado a esperar hasta el último segundo para poder cerrar su plantilla.

Plantilla

Porteros
Dmitrovic y Yoel.
Defensas
Tejero (Real Madrid), Rober Correa (Cádiz), Bigas (UD Las Palmas), Ramis, Paulo Oliveira, Arbilla, Esteban Burgos (Alcorcón), Cote.
Medios
Escalante, Sergio Álvarez, Diop, Edu Expósito (Deportivo), Orellana, De Blasis, Pedro León, Takashi Inui (Betis).
Delanteros
Enrich, Kike García, Charles y Quique González (Deportivo).

De hecho, de los cinco fichajes que el año pasado se unieron a los tres jugadores fidelizados que se incluyeron en el primer equipo llegaron casi sobre la campana, puesto de De Blasis fue adquirido al Mainz 05 alemán el 30 de agosto y un día después, el último hábil para fichar, se anunció la cesión de Marc Cucurella por parte del Barcelona B.

De hecho, la única vez que no se apuró hasta la fecha límite fue en la temporada 2017-18, hace dos veranos, el primero en el que el Eibar apostó por mantener la base del ejercicio anterior y solo fichó a Dmitrovic, al que hubo que comprar de urgencia al Alcorcón por la grave lesión que había sufrido Yoel, así como a Cote (Oporto), Joan Jordán (Espanyol), Charles (Málaga), Iván Alejo (Alcorcón) y Paulo Oliveira (Sporting de Portugal).

Lejos quedan ya aquellas primeras temporadas tras el ascenso a Primera en las que el Eibar tenía que cambiar a más de la mitad de su plantilla. De cara a su primera campaña en la élite, por ejemplo, la entidad azulgrana realizó doce incorporaciones, cuatro de ellos cedidos. El último de ellos fue Dejan Lekic, anunciado al filo de la medianoche del último día permitido para fichar. El verano siguiente fue aún más frenético, puesto que hasta quince jugadores nuevos aterrizaron en Ipurua, seis de ellos a préstamo. Ese año Izet Hajrovic, cedido por el Werder Bremen, se encargó de cerrar la cuenta también el último día.

La cifra en la temporada 2016-17 se reduce a diez fichajes, con solo Fran Rico y Yoel cedidos por Granada y Valencia, respectivamente. Al año siguiente solo se trajeron seis refuerzos, sin ninguna cesión de por medio, mientras que el pasado tan solo se realizaron cinco fichajes a los que se unieron los jugadores fidelizados Pere Milla, Pablo Hervías y Jordi Calavera.

Más