S.D. Eibar

El Eibar probará el miércoles el nuevo césped de Ipurua

Obras de remodelación de Ipurua. /Mikel Askasibar
Obras de remodelación de Ipurua. / Mikel Askasibar

La plantilla testará a solo cuatro días del partido ante el Espanyol el estado de la nueva alfombra de tepes instalada el jueves

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Quedan solo siete días para que el Eibar estrene su andadura en esta campaña en casa con un duelo ante el Espanyol, en el que además de la importante remodelación que se ha llevado a cabo en los graderíos de Ipurua, también se estrenará el césped que se terminó de instalar el pasado jueves.

Sin embargo, la del domingo a las 12.00 horas no será la primera prueba a la que se someterá la nueva alfombra que lucirá el estadio, ya que el club ha programado un entrenamiento para este miércoles con el objetivo de que los jugadores azulgranas sean los primeros en testar el estado de los nuevos tepes colocados. La sesión comenzará a las 10.30 horas y, como es habitual desde que Mendilibar se hizo cargo del equipo, será a puerta abierta, por lo que la afición eibarresa tendrá la oportunidad de seguir de cerca la jornada de trabajo del equipo, puesto que el resto de los entrenamientos previstos para esta semana tendrán lugar en Atxabalpe.

Hierba enraizada

Pese a que la instalación se ha llevado a cabo con una semana de retraso sobre los plazos que el propio club había establecido, en la entidad armera están convencidos de que la hierba habrá enraizado para entonces y que presentará excelentes condiciones de cara al esperado debut en casa ante la afición después de haber tenido que disputar los tres primeros compromisos lejos de Ipurua.

Dada la gran envergadura de los trabajos realizados, los plazos se han echado encima y no ha habido tiempo material para poder convertir el césped en híbrido mediante el cosido de los 204 millones de nuevas hojas de césped artificial que se han quedado en el almacén a la espera de ser utilizadas más adelante. La máquina que en un principio iba a realizar este proceso en la primera semana de septiembre tiene nueva cita reservada para mediados del próximo mes de octubre, cuando la competición vuelva a verse interrumpida por el segundo parón estipulado por los compromisos de la selección. El sistema consiste en coser una fibra sintética reforzada de 6 hilos en una cuadrícula de 2x2 centímetros insertando a unos 20 centímetros de profundidad dentro de la subbase, sobresaliendo 20 milimetros en superficie, siempre por debajo de la altura de la hierba natural para no cortarla en la siega. En superficie, esos 6 hilos se dividen por la mitad siendo visibles 12 nuevas hojas.

Mejor drenaje

De ahí que una de las principales ventajas del césped híbrido es que da cobertura al césped natural, reforzando la resistencia a la tracción superficial y favoreciendo que no se levante. Además, mejora notablemente el drenaje del campo. Otra intervención que se ha llevado a cabo este verano en el terreno de juego es la instalación de un nuevo drenaje superficial en las dos bandas para paliar que el agua se acumule en estas zonas, con la colocación de sendas canaletas superficiales longitudinales.

La pretensión inicial del club en realidad era dotar a Ipurua de un césped de hierba natural mediante el sembrado tradicional, pero esta posibilidad quedó descartada de cara a esta temporada debido a que el prolongado tiempo del plazo de ejecución del proyecto en ningún caso iba a permitir disponer de las ocho-diez semanas que la hierba necesita para enraizar y asentarse, como ha ocurrido en Atxabalpe.