MIREYA LÓPEZ

Liga Ellas El Eibar prepara con máxima intensidad su gran final del domingo ante el Villarreal

LETIZIA GÓMEZ

El primer equipo femenino del Eibar se encuentra ante el momento más decisivo de la temporada y eso se nota y se siente en la intensidad que desprende en cada entrenamiento el plantel dirigido por Jordi Ferrón. Aunque es obvio que las armeras no dependen de sí mismas para lograr la salvación, todas son conscientes de que para que sus aspiraciones sigan vivas están obligadas a ganar el domingo, a las 11.30 horas en Unbe, al Villarreal, uno de los tres equipos a los que puede dar alcance, que al igual que el Sporting de Huelva y el Valencia, suma seis puntos más que las azulgranas cuando tan solo quedan nueve por repartir.

Todo lo que no sea ganar a las castellonenses les dejaría pendientes de una carambola casi imposible de cara a las dos últimas jornadas. Dado que ni siquiera con un empate podrían dar alcance al cuadro amarillo –que se mantendría a seis puntos con el golaveraje a su favor tras la victoria que logró ante las armeras en la segunda jornada (1-0)–, las eibarresas quedarían a expensas de que el Sporting de Huelva pierda los tres partidos que le quedan ante Alavés (casa), Sevilla (fuera) y Madrid CFF (casa), tres rivales sin nada en juego, o que el Valencia Féminas, con el que las azulgranas despedirán la temporada en Unbe el 15 de mayo, no sume más de un punto en sus dos duelos precedentes ante el Betis en terreno ché y en Valdebebas frente a un Real Madrid que se ha enganchado al tren europeo.

El más difícil todavía

Pero además, para llegar vivas a esa última jornada, las armeras estarían obligadas a dar la campanada en el penúltimo duelo liguero a disputar el próximo fin de semana en casa de un Atlético de Madrid que se juega la Champions, y tendrían que ganar por más de 2-0 en ese último compromiso liguero ante las valencianas, puesto que ese fue el resultado que se dio en la visita de las entonces dirigidas por Ana Junyent en la primera vuelta.

Por todo ello, por la cabeza de las eibarresas solo pasa lograr los tres puntos en juego que les permitiría seguir alimentando sus esperanzas de salvación.