S.D. Eibar

El Eibar pasea por las nubes a base de gestas históricas

Paulo, Enrich, Ramis, Orellana y Kike García celebran el gol del balear, el segundo del Eibar frente al Real Madrid el pasado sábado en Ipurua./MORQUECHO
Paulo, Enrich, Ramis, Orellana y Kike García celebran el gol del balear, el segundo del Eibar frente al Real Madrid el pasado sábado en Ipurua. / MORQUECHO

La victoria ante el Real Madrid ha puesto el colofón a un exitoso lustro que le ha asentado en Primera

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

El Eibar lleva instalado en una nube desde que el eco de su espectacular 3-0 ante el Real Madrid haya alcanzado hasta los rincones más recónditos del planeta. No es el resultado ni más abultado ni el más determinante que el club armero ha logrado desde que se plantó para sorpresa de todos en Primera, pero es sin duda el más prestigioso que ha obtenido en sus 78 años de historia. Después de diez tentativas frustradas, entre las que se incluyen los dos enfrentamientos en la eliminatoria copera de la temporada 2003-04, el conjunto azulgrana volvió a lanzar su honda y esta vez sí consiguió derribar al Goliat blanco clavando la piedra en su frente. Una metáfora trasladada a la realidad que ha supuesto el colofón a un lustro plagado de éxitos.

La entidad eibarresa protagoniza una auténtica historia de superación. Ya fue capaz de romper moldes al establecer una marca de 18 años consecutivos en Segunda que nadie más ha sido capaz de repetir y supo agarrarse a la vida cuando se dio de bruces con el infierno de Segunda B viendo cómo los trenes de retorno a la categoría de plata se le escapaban ante los morros promoción tras promoción. Tres fracasos consecutivos que dejaron las arcas tan vacías que en la campaña 2012-13 el Eibar tuvo que encomendarse a Gaizka Garitano, cuya experiencia se reducía al año dirigido en un filial armero extinto que pagó las consecuencias de una época en las tinieblas.

Noche mágica en San Mamés

Los ascensos consecutivos logrados por Garitano fijaron el inicio de la gran epopeya armera

Ahí cambió el curso de la historia. Con él nació la epopeya. La ansiada conquista del ascenso parecía un objetivo inalcanzable hasta que el 12 de diciembre del 2012 un penalti marcado por Mikel Arruabarrena en el último partido copero que se disputó en el viejo San Mamés dejó al Athletic fuera de combate y cambió para siempre la mentalidad de este equipo.

Fue la primera de las muchas gestas legendarias que tienen a la ciudad armera sumida en un sueño. A partir de aquel momento, el Eibar resurgió de sus cenizas. Llegó, sufrió y venció en un duro playoff con tres eliminatorias que culminó con una victoria a lo grande en Hospitalet (3-0) el 1 de julio del 2013 que le catapultó de nuevo a la que había sido su casa durante casi dos décadas.

Hasta el mismo cielo

Volver a Segunda y quedarse allí el máximo tiempo posible era su máxima aspiración, pero el destino tenía otro final reservado para el Eibar y para el propio Garitano, que logró un hito al alcance de muy pocos, llevar a un modesto entre los modestos desde el fondo de Segunda B hasta el cielo de Primera en solo dos años. El gol de Jota Peleteiro en el minuto 62 del derbi ante el Alavés puso la guinda al hito más relevante de la historia armera.

Su llegada a Primera no fue como las de los demás. El lugar de ponerle la alfombra roja para recibir a un recién ascendido que ni se imaginaba que algún día se ganaría el derecho a estar entre los grandes, le obligaron a completar una injusta ampliación de capital que puso en peligro su hazaña.

Tras una intensa campaña de captación que traspasó todas las fronteras insospechables, la entidad azulgrana alcanzó un capital social de 2.146.525,95 euros, el mínimo que se le exigía para ejercer el derecho a ser de Primera que se había ganado en el campo.

Genialidad de Javi Lara

Y llegó el gran día del debut en una categoría que hasta entonces solo se veía por la tele. En condiciones normales, aquel 24 agosto de 2014 no habría habido ni un alma en Eibar y menos con el sol que pegó de pleno desde primera hora. Pero, ¿quién se iba a perder un histórico estreno en Primera ante nada menos que la Real Sociedad? Nadie. Nunca antes se había vivido una fiesta similar, que para mayor placer de todos los eibarreses culminó con el triunfo armero gracias al espectacular gol que Javi Lara marcó sin apenas ángulo al borde del descanso.

Cuatro permanencias, unos cuartos de final de Copa y triunfos con lustre adornan su trayectoria

El delirio y la alegría se mantuvo durante una primera vuelta en la que el Eibar se convirtió en el equipo revelación al sumar 27 puntos que parecían conducirle a la permanencia, pero tras una pésima segunda vuelta en la que solo sumó ocho puntos, la escuadra azulgrana consumó su debacle pese a ganar en la última jornada al Córdoba en Ipurua. Afortunadamente, ese fue el año en el que la LFP puso fin a los tejemanejes de los que hacían trampas económicas y el Eibar se salvó a costa del descenso administrativo del Elche.

Rozar el sueño europeo

Desde entonces, el Eibar se ha ido aferrando a la categoría como si no hubiera un mañana y agigantando su figura a base de gestas legendarias. Porque alcanzar los cuartos de final de la Copa ante el Atlético, enlazar cuatro permanencias consecutivas, en las dos últimas coqueteando seriamente con los puestos que premian con competir en Europa, y firmar goleadas con mucho lustre ante Sevilla, Betis, Valencia y la última ante el Real Madrid son auténticas proezas para un equipo que ya no conoce límites.

 

Fotos

Vídeos