S.D. Eibar

El Eibar tiene una opción de compra sobre Cucurella, pero el Barcelona le sigue de cerca

Cucurella, en Atxabalpe junto a Cote, fue la pesadilla armera ante el Real Madrid. / MORQUECHO

La gran sensación ante el Madrid confiesa que «me encantaría jugar allí», pero también que «no me importaría quedarme más tiempo aquí»

L. G.EIBAR.

De la noche a la mañana Marc Cucurella ha saltado a la primera plana de la actualidad como el canterano del Barcelona que destrozó al Real Madrid vistiendo la camiseta del Eibar. El club armero intuía que el catalán podía explotar en cualquier momento, porque ya habían apreciado sus virtudes durante los 16 partidos que presenciaron del filial culé a cuenta de que Christian Rivera estaba allí a préstamo. Por eso mismo, Fran Garagarza peleó más que nadie para lograr la cesión del lateral que ahora despunta como extremo, y su esfuerzo se vio premiado también con una opción de compra preferencial siempre y cuando el Barcelona no quiera quedárselo. Pero obviamente, con actuaciones tan estelares como la que brindó el sábado ante el eterno rival de los blaugranas, no tendrá problemas para obtener el billete para llegar al primer equipo que le fue negado por Valverde, que se decantó por Miranda como posible sustituto para Jordi Alba.

Los armeros tienen preferencia, aunque saben que los culés le están haciendo hueco

A sus 20 años no quiere que los focos le cieguen. El sueño de todo futbolista que pasa por la Masía es llegar a jugar en el Camp Nou, pero no le corre prisa. «Me encantaría jugar allí, pero aquí estoy muy a gusto, no me importaría quedarme más tiempo, aunque queda mucho y ya veremos qué pasa en verano».

Aquí ha encontrado su sitio, aunque ha tenido que ser paciente y hasta cambiar de posición. Mendilibar tiene un ojo clínico para ver dónde pueden rendir bien al máximo los jugadores que sin tener una calidad sobresaliente luego sobresalen. Ocurrió con Rubén Peña, que fichó como extremo y que ahora triunfa como lateral derecho, y lo ha vuelto a lograr con Cucurella, que llegó el último día del mercado invernal para reforzar el lateral izquierdo y que ha maravillado como extremo en su segundo partido consecutivo como titular.

Mendilibar ha exprimido su proyección ofensiva al reconvertirlo de lateral a extremo, con éxito

«Escogió el Eibar, oferta de última hora, porque pensaba que su fútbol podía casar con la propuesta del técnico Mendilibar», apuntan desde el círculo íntimo del jugador. Sabía que le seguían de cerca. Al de Zaldibar le bastó con ver un partido del Barcelona B para saber que el joven catalán de 20 años era todo un filón por explotar. «Me gusta el de rizos, se le ve muy vivo», le dijo al director deportivo del Eibar para que tomara nota. Le apuntó también el nombre de Cardona y los dos están aquí, aunque el delantero, que marcó el primer gol del triunfo en el derbi ante la Real, hace tiempo que desapareció de las alineaciones.

A Cucurella le ha pasado exactamente lo contrario. Tuvo que esperar hasta la sexta jornada para que las obligadas rotaciones del partido entre semana que el Eibar disputó en el feudo del Espanyol le abrieran la puerta del equipo. Lo suyo, sin embargo, no fue llegar y besar el salto.

Volvió a quedarse fuera del equipo en las dos siguientes jornadas y en los tres partidos posteriores saltó al campo bien avanzada la segunda mitad.

En Pucela empezó todo

Su suerte comenzó a girar justo antes del parón, cuando Mendilibar le eligió para suplir la baja por sanción de De Blasis, por delante de los también jóvenes extremos Pere Milla y Pablo Hervías. El Eibar no ganó porque no fue capaz de materializar ninguna de las ocasiones que generó, pero ya se pudo atisbar que Cucurella reúne las cualidades que hacen falta para triunfar, desparpajo, valentí y una inmensa capacidad de lucha que, como ocurrió el sábado, le permiten robar y llegar a balones que muchos otros darían por perdidos.

Al show que aderezó con las asistencias de los tres goles del histórico triunfo solo le faltó un tanto suyo, pero prefiere repartir la notoriedad. «Lo importante era ganar y que los compañeros estén contentos. Ya me reservaré el gol para otro partido», ironizó.

 

Fotos

Vídeos