SD Eibar

El Eibar no puede con el Mirandés y salva el 2-2 al final

El Eibar y el Mirandés han empatado en Atxabalpe. /Askasibar
El Eibar y el Mirandés han empatado en Atxabalpe. / Askasibar

El partido se ha jugado en Atxabalpe y los de Mendilibar evitaron la derrota en los últimos minutos del amistoso

LETIZIA GÓMEZ

Empate y gracias. El Eibar necesitó apurar hasta el último minuto de partido para poder igualar la renta que un voluntarioso Mirandés había conseguido reunir por méritos propios durante un choque en el que puso más ganas, mas ocasiones y también más fútbol. La calidad individual y sobre todo la arenga de Mendilibar desde la banda hizo que los armeros apretaran hasta que la resistencia de los visitantes comenzó a flojear cuando a falta de ocho minutos del final Escalante redujo distancias tras atrapar de manera oportuna un balón que quedó suelto en el área. Y cuando parecía que ya habían maquillado lo suficiente el marcador, la cabeza de Enrich logró evitar que la escuadra eibarresa sumara la que habría sido una nueva derrota.

Por mucho que este parón liguero pueda servir para que los suyos desconecten y aparquen las penas que han deparado las tres primeras jornadas, también le gusta aprovechar los descansos en la competición para concertar partidos de cierto relieve para que los efectivos a los que menos minutos está concediendo, dispongan de un entrenamiento más exigente para que incrementen su ritmo de preparación.

De ahí que el técnico diera descanso a Ramis, Diop, Orellana, Charles, Pedro León y Arbilla, mientras que Cote tampoco se vistió de corto porque como él mismo confesó poco antes de que arrancara el choque, prefiere «ir poco a poco» para no arriesgarse a sufrir una posible recaída.

De hecho, solo Sergio Álvarez repitió en Atxabalpe respecto al once que el de Zaldibar puso en liza en el Wanda, aunque en esta ocasión le situó en el centro del campo junto a Escalante. Pero sin duda, lo más llamativo y también lo más esperado era poder ver en acción a Esteban Burgos, el central llamado a dotarle de la solidez que le falta a la zaga azulgrana.

El argentino tuvo la mala suerte de enlazar dos lesiones consecutivas que le han impedido debutar como armero, pudo al menos disfrutar de sus primeros minutos con la camiseta azulgrana y, aunque obviamente aún le queda un duro trabajo para ponerse al mismo nivel que sus compañeros, sí que demostró un poderío aéreo y una agilidad en la salida del balón que pueden suponer una importante ayuda para el equipo.

Este miércoles solo pudo demostrar unas pocas pero esperanzadoras pinceladas en un partido en el que, como suele ser habitual en los amistosos ante rivales de inferior categoría, el Mirandés encaró la cita con más ímpetu que el cuadro armero. Y normalmente, cuando se ponen más ganas lo lógico es generar más peligro. Y eso es lo que hizo el cuadro burgalés, que a los seis minutos ya había dispuesto de una buena ocasión de Ohemeng, y que a los once no inauguró el marcador porque Marcos André Sousa falló de manera clamorosa a puerta vacía.

El Eibar tuvo que afanarse tanto en contener a los burgaleses que apenas tuvo más capacidad de inquietar que por medio de un disparo cruzado de De Blasis y un remate a la media vuelta de Quique González que no llegó a enfilar a portería.

2 Eibar

Yoel; Rober Correa, Burgos (Paulo, m. 61), Bigas, Cubero (Inui, m. 61); De Blasis, Escalante, Sergio Álvarez (Miguel Marí, 61), Ekhi Bravo; Quique González, Sergi Enrich.

2 Mirandés

Joao Costa; Alex González, Odei, Cristian, Kijera; Antonio Sánchez, Álvaro Rey, Cerrajería, Ohemeng; Marcos André Sousa, Álvaro Peña. También jugaron Carlos Julio, Iroko, Guridi, Andrés García, Iñigo Vicente, Mario Barco y Merquelanz.

Goles:
0-1, min. 45: Álvaro transforma un penalti por una supuesta mano de Bigas dentro del área. 0-2, min. 77: Disparo mordido de Merquelanz que sorprende a Yoel. 1-2, min. 82: Escalante atrapa un balón suelto en el área y supera con la pierna derecha al meta del equipo burgalés. 2-2, min. 89: Enrich aprovecha un balón peinado por Paulo para establecer con un testarazo el empate definitivo.
Árbitro:
Aitor Gorostegi, del comité vasco. Amonestó a Escalante.

Y cuando la primera mitad enfilaba ya hacia su final, el Mirandés encontró la recompensa que buscaba gracias a que el árbitro decretó penalti después de que un remate de Álvaro Rey pegara en el codo de Bigas. El propio delantero visitante se encargó de transformarlo con un disparo seco y colocado a la escuadra, que Yoel llegó a tocar con la punta de los dedos sin poder evitar que se colara en su portería.

En la reanudación dio la sensación de que el Eibar quería dejarle claro al Mirandés que Atxabalpe también es su casa, pero cuando más estaba atacando el equipo azulgrana fue cuando Merquelanz se sacó de la manga un disparo mordido desde fuera del área que fue directo al fondo de la portería de Yoel. No sirve para compensar en absoluto la grave lesión sufrida en Ipurua ante el Eibar en el arranque de la pasada temporada, pero sin duda merecía un premio así.

No bastó para que el Mirandés saliera victorioso, porque el Eibar apretó lo justo para que Escalante y Enrich remendaran la papeleta.

Tras una primera mitad con ocasiones en ambas áreas, justo antes del descanso Álvaro Rey, de penalti, adelantó al conjunto burgalés, que situó el 0-2 por medio de Merquelanz a falta de un cuarto de hora para el final.

El cuadro de José Luis Mendilíbar evitó la derrota en el último tramo, con dianas de Gonzalo Escalante y de Sergi Enrich.

Los armeros siguen preparando su primer partido de la temporada en Ipurúa, donde tratarán de doblegar al Espanyol y sumar así su primera victoria del campeonato.