Los jugadores del Eibar, durante un entrenamiento en Atxabalpe. / Askasibar

Eibar - Málaga El Eibar se encomienda a su demoledor 'efecto Ipurua'

Los armeros necesitan hacer valer su hegemonía en casa para tratar de recuperar la segunda plaza que cedió tras perder en Zaragoza

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El Eibar no es infalible, como así lo refleja fuera de casa, pero en Ipurua ha encontrado el seguro de vida que le mantiene en lo alto de la tabla. En su vuelta a casa esta tarde a las 20.30 horas (Gol y Movistar LaLiga 2) tras la decepcionante derrota sufrida en Zaragoza, los armeros esperan imponer la hegemonía que han impuesto en las últimas jornadas en las que han ganado a todos los que se les han puesto enfrente. Pero, aunque sobre el papel la visita de un Málaga que aún no sabe lo que es ganar lejos de su estadio se antoja una oportunidad de oro para incrementar la excelente racha, Garitano advierte de que esta categoría es muy propicia a las sorpresas por «la gran igualdad que existe. El propio Málaga había estado espectacular en casa y el otro día perdió ante el Amorebieta».

Pese a los malos resultados de su rival a domicilio, avisa de que «tiene buen equipo para conseguirlos en cualquier momento», porque es «un equipo peligroso, especialmente de medio campo para adelante, donde tienen jugadores como Brandon, Paulino, Jairo, que en el uno a uno, a la hora de encarar, pueden marcar la diferencia. Tendremos que estar muy atentos».

De lo que no le cabe duda es de que después de una derrota «siempre tienes más ganas de ganar» y asegura que no hay lugar para la relajación en su plantel. «No somos un equipo que salga relajado. Cuando no estamos bien es porque no hemos estado bien o no hemos podido. En eso no tengo ningún miedo. Además, cuando vienes de perder, tienes que tener la responsabilidad de saber lo importante que es este partido. Sabemos que va a ser difícil, pero no hay riesgo de salir relajados, nunca lo hacemos».

Una jornada más, la duda estriba en saber si volverá a confiar en su sistema con tres centrales o volverá al 4-2-3-1 al jugar en casa al calor de su afición.

El técnico rival, en entredicho

Las dos últimas derrotas sufridas ante el Burgos, y en especial la primera cedida en casa ante el Amorebieta, han sentado a cuerno quemado en Martiricos, donde ya son muchos los que cuestionan la figura del entrenador José Alberto López.

Con el equipo situado en la zona media de la tabla y sin haber sido capaz de ganar ni un solo partido lejos de su estadio, sus aficionados temen quedarse sin un objetivo claro a mitad de temporada, un plato nada fácil de digerir para un club que ha vivido momentos gloriosos en Primera.

La sanción de la FIFA que amenaza con no permitirle reforzar su equipo en el mercado invernal complica aún más su panorama, puesto que tiene bajas para dar y regalar. Para este choque tiene hasta siete: Luis Muñoz, Ramón, Jozabed, Vada, Juande e Isma Gutiérrez, lesionados, así como Genaro, sancionado.

El Eibar femenino, en Mintxeta

Por otro lado se ha cambiado el lugar del encuentro que tiene mañana a las 12.00 horas el Eibar femenino contra el Granadilla. Lo disputará en Mintxeta, Elgoibar, por el desprendimiento que hubo ayer en la carretera a Unbe, que imposibilita el acceso a las instalaciones.