LAGUNAS PARA HINCARLE EL DIENTE

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El Eibar suspira por que a la quinta tentativa sea la vencida y que por fin pueda ofrecer a su parroquia un resultado positivo ante el Real Madrid. Ya consiguió arrancar un punto en el Bernabéu hace poco más de dos años y, en teoría, parece una empresa más complicada que hacerlo en su búnker, pero ya sea sin discusión o de manera inmerecida, el caso es que el cuadro armero siempre ha caído derrotado ante su público.

Viendo la trayectoria autodestructiva que había emprendido el conjunto blanco con Julen Lopetegui al mando y sin el sempiterno Cristiano Ronaldo, los rivales de los blancos se frotaban las manos ante una espléndida generosidad que le ha llevado despedirse de hasta 16 puntos de los 36 que se han repartido hasta ahora. Pero la hora de los regalos parece que ha llegado a su fin.

¿Casualidad, magia o ninguna de las dos? No soy de apostar, pero si tuviera que hacerlo me decantaría por la tercera opción. Son los propios técnicos los que dicen que un entrenador no puede cambiar la esencia de un equipo de un día para otro.

A Lopetegi, como bien se quejó su padre tras su salida por la puerta de atrás, le 'birlaron' 50 goles, porque cuando él se comprometió a firmar, Cristiano Ronaldo seguía siendo jugador Madrid. Con él en el banquillo ningún jugador daba pie con bolo y, sin embargo ahora, bajo la batuta del joven técnico rosarino, todos han vuelto a recordar cómo se juega al fútbol. A ver si hoy vuelven a sufrir algunas lagunas y el Eibar les puede hincar el diente.

 

Fotos

Vídeos