S. D. Eibar

Solo un borrón en el diseño que el Eibar quería

Solo un borrón en el diseño que el Eibar quería

La lesión de Pedro León es el único pero que Fran Garagarza pone a una plantilla azulgrana «compensada» y «con alternativas»

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Un día después de que acompañara a los últimos dos jugadores que él mismo fichó, Fran Garagarza volvió de nuevo ayer a la sala de prensa de Ipurua para realizar una profunda valoración de lo que ha sido un verano atípicamente tranquilo, pero que ha tenido un final frenético. Finalmente, el director deportivo ha puesto en manos de Mendilibar una plantilla compuesta por 23 efectivos «compensada» y con muchas alternativas, porque el técnico dispone de dos jugadores por puesto además de un extremo más de los que se contemplaban debido a la lesión de Pedro León, el único borrón que se ha producido en el diseño que el club tenía en mente.

Y ese ha sido el motivo, tal y como confiesa el mutrikuarra, para que el club tuviera que salir a última hora a 'pescar' a Pablo De Blasis en el Mainz 05, mientras que la salida de Gálvez empujó a pedir la cesión de Cucurella debido a que el número de defensas se había quedado reducido a solo siete jugadores. Marc Cardona, Pedro Bigas y Sergio Álvarez eran los deseados para cubrir las vacantes y hace tiempo están aquí, mientras que también quiso destacar el importante paso que ha dado el club al incorporar a Hervías, Pere Milla y Calavera, tres de los cuatro fidelizados que tenía cedidos. «Este año tenemos menos fidelizados porque muchos de los que teníamos ya han subido el escalón, Eso es una buena noticia. Ahí puede estar una de nuestras fuentes de configuración de jugadores de la primera plantilla», recalcó.

Pese a que el tope salarial ha sido toda una limitación para el Eibar en una pretemporada de precios inflacionados, la venta de jugadores como Alejo y Bebé y la rescisión de los contratos de Rivera y Gálvez han hecho posible que se cumpla e incluso que hay margen de maniobra de cara al mercado invernal. «No ha sido fácil, pero hemos llegado. Hay un remanente por si hubiera que hacer algún movimiento de nuestro perfil».

Admite que la baja de Pedro León ha sido un contratiempo inesperado, pero se muestra optimista porque «el jugador y el médico también lo son. Nadie esperaba esta situación, pero ahora que la operación ha salido bien, lo peor ha pasado y sabemos que él es muy trabajador y va a poner todo el empeño por volver lo antes posible».

También razonó la marcha de Iván Alejo, que presionó al máximo para que le dejaran salir, y cuya venta al Getafe por cuatro millones ha resultado fundamental para el Eibar. «El jugador pidió salir varias veces y entendimos que era una buena opción, por lo que nos había costado, lo que nos ofrecían y por las alternativas que teníamos en su puesto. Necesitábamos ese dinero para fichar porque, si no vendes, es difícil comprar».

En una campaña que califica de «muy exigente» se marca el objetivo de siempre. «Ahora mismo tenemos los mismos puntos que la temporada pasada a estas alturas. Ganar a la Real nos da un punto de tranquilidad y confianza. Auguro que va a ser un año exigente, pero tenemos una plantilla compensada con alternativas para el entrenador. No se nos tiene que olvidar que el objetivo claro es la permanencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos