SD Eibar

El Eibar firma un soso empate con Osasuna

Los jugadores de ambos equipos ofrecieron un encuentro serio en el que se impusieron las defensas. /José Antonio Goñi
Los jugadores de ambos equipos ofrecieron un encuentro serio en el que se impusieron las defensas. / José Antonio Goñi

El choque fue igualado, Inui tuvo una clara oportunidad en el tramo final y Cote se retiró con molestias

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

Osasuna y Eibar empataron a cero goles en Tafalla. No hubo un claro dominador en un partido en el que los eibarreses tuvieron en los primeros compases algunos problemas para frenar las internadas de los delanteros rojillos. Un empate del cuadro armero ante un rival directo en un partido típico de pretemporada que vino bien a ambos para medir sus fuerzas. Osasuna-Eibar se ha convertido en un clásico por estas fechas, y sus partidos se han caracterizado por la intensidad. Mendilibar eligió un once muy similar al que puede presentar en la primera cita en Mallorca. En la cita de este sábado en Tolosa frente a la Real Sociedad, que cerrará la pretemporada, es evidente que optará por otra alineación con algunos matices, mirando también a Son Moix. Eso sí, el lateral izquierdo Cote fue sustituido en el minuto diez por unas molestias. Este viernes le harán nuevas pruebas al asturiano para comprobar si hay lesión.

La primera ocasión fue del equipo de Jagoba Arrasate en el minuto tres, por mediación de Moncayola, tras robar el esférico a Arbilla, que estuvo a punto de sorprender a Dmitrovic. El Eibar tuvo sus problemas para contrarrestar la ofensiva rojilla. Dmitrovic hubo de emplearse a fondo en los primeros compases. Marc Cardona en acción individual regateó a Ramis y disparó cerca de la portería eibarresa, pero es que el portero serbio volvió a estar atento en otra acción para evitar el gol del exazulgrana, que se marchó por velocidad tras un balón peinado por Barbero. Todas estas jugadas fueron ejecutadas en los primeros compases con un Osasuna con ideas claras. Las acometidas de los hombres de Jagoba Arrasate llevaron peligro. El ex del Sanse Oier Calvillo y Barbero crearon inquietud en la portería eibarresa. La mejor ocasión del Eibar fue de Quique González a un pase de Pedro León. Antes del descanso, Ramis tras un rechace a la salida de un córner generó peligro. Al descanso se llegó sin goles, pero con un Osasuna que ejerció un claro dominio territorial ante un Eibar que fue controlando con la posesión, haciendo que el rival menguara a medida que pasaban los minutos.

0 Osasuna

Rubén, Lillo, Aridane, José Hualde (Torres, m.72), Estupiñán (Nacho Vidal, m.66), Oier Calvillo (Aimar Oroz, m.46), Moncayola, A.Otegui (Fran Mérida, m.72), Lizarraga, Marc Cardona y Barbero (Juan Villar, m.66).

0 Eibar

Dmitrovic, Correa, Ramis (Martínez, m.75), Arbilla, Cote (Lobato, m.10), Pedro León, Miguel Marí, Expósito, Inui, Quique González y Charles (Nano Mesa, m.68).

Árbitro:
El navarro Imanol Irurtzun. Mostró amarilla a Cote.
Incidencias:
Campo de San Francisco de Tafalla. Hubo mucho público, una fenomenal entrada. Temperatura alta por encima de los 30 grados.

En la segunda mitad arrancó con más mordiente el Eibar, y Miguel Marí tuvo una buen ocasión, pero Osasuna por mediación otra vez de Cardona lanzó unos cuantos zarpazos que pudieron ser peligrosos. No obstante, no hubo un claro dominador, los minutos fueron pasando sin grandes ocasiones que resaltar. Las conducciones de Inui llevaron peligro. El japonés fue una de las pocas notas destacadas. Nano Mesa dentro del área tuvo una gran ocasión pero Rubén le leyó las intenciones. Un gol anulado a Marc Cardona, que estuvo muy activo todo el partido, por fuera de juego a falta de nueve minutos, enfadó al público de Tafalla. Inui en un gran disparo en los últimos instantes obligó a Rubén a una buena intervención. A medida que se acercaba el final el partido tuvo bastantes interrupciones. El Eibar controló sin problemas los intentos finales de un Osasuna con ganas y velocidad.

Fue asimismo una tarde de reencuentros. En las filas rojillas militan Lillo y Marc Cardona, ambos con pasado azulgrana. El lateral derecho Lillo fue uno de los héroes del ascenso del Eibar a Primera en la campaña 13/14, llegó a jugar en la máxima categoría pero no con el mismo protagonismo que lo hiciera en Segunda, lo que le obligó a cambiar de aires, primero al Sporting de Gijón y, ahora, en Osasuna, mientras que Cardona recaló la pasada campaña cedido por el Barcelona.