S. D. Eibar

El Eibar se descuelga del convenio de fútbol base con la Real Sociedad

Fran Garagarza, ayer en la sala de prensa de Ipurua/Morquecho
Fran Garagarza, ayer en la sala de prensa de Ipurua / Morquecho

El club armero se retira de las negociaciones alegando «falta de respuesta» a sus propuestas, pero se mantiene abierto allegar a un acuerdo

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El Eibar da por roto el convenio con la Real. Harto de esperar a que su nuevo status de equipo de Primera se tuviera en cuenta en la renovación del acuerdo para el desarrollo del fútbol base de Gipuzkoa, el club armero se ha levantado de la mesa y ha dado un portazo a las negociaciones. Pese a que esta drástica decisión, el consejo de administración azulgrana se mantiene abierto a retomar las conversaciones y alcanzar un acuerdo que, en su opinión, no debe obviar el hecho de que ambos equipos militan en la misma categoría.

El club armero ya venía dando muestras de que su paciencia se estaba acabando y finalmente el vaso se ha desbordado. El Eibar hizo pública su decisión a través un comunicado oficial emitido a media tarde, en el que la entidad azulgrana alega que su determinación de desvincularse del convenio se debe a «la falta de respuesta a las distintas propuestas planteadas en los tres últimos años», que es el tiempo que el convenio se encontraba pendiente de revisión.

No ha sido una decisión tomada a la ligera, sino producto de «una profunda reflexión interna de los miembros del Consejo de Administración de la SD Eibar», quienes después de tres años de tiras y aflojas no ven «posible alcanzar un acuerdo sobre el convenio de colaboración que históricamente le ha unido a la Real Sociedad en el fútbol base». Ante esta tesitura, «se ha decidido no renovar el convenio que se encontraba pendiente de revisión desde finales de 2015, hace ya casi tres años».

El anuncio del Eibar no ha cogido por sorpresa a ninguna de las partes implicadas, puesto que según se indica en la nota, «el club armero ya ha comunicado tanto a la Diputación Foral de Gipuzkoa como a la Real Sociedad esta decisión», adoptada después de que «no haya obtenido respuesta a las distintas propuestas planteadas durante este tiempo».

De este modo, elEibar da por concluida la vigencia del anterior convenio y se descuelga de los derechos y obligaciones que comportaba, que según ha venido recalcado en los últimos meses le dejaba en una posición de inferioridad respecto a la Real, pese a que son ya cinco las temporadas en las que ambas entidades compiten en la misma categoría.

Quejas en saco roto

En cualquier caso, y dado que el Eibar es consciente de que lo que está en juego es el desarrollo del fútbol base de la provincia, insiste en que la entidad armera «está dispuesta a seguir negociando para alcanzar un acuerdo sobre la base de la propuesta que formuló en su día y con el convencimiento de que el objetivo común de todos los implicados es el beneficio del fútbol base de Gipuzkoa, más aún habiendo en la actualidad dos equipos del territorio en la élite del fútbol».

Esta ruptura temporal se veía venir, porque el Eibar, lejos de esconder su malestar lo hacía patente cada vez que este asunto salía a relucir. No hay acuerdo de renovación desde 2015, cuando el Eibar ya dejó claro que los términos del mismo debían variar porque la situación también había cambiado por completo.

Estaba pendiente de revisión desde 2015, cuando el Eibar reclamóun nuevo estatus

El club armero exige quese tenga en cuenta que ambos equipos militan en la misma categoría

De la predisposición total por lograr un entendimiento que la presidenta del Eibar Amaia Gorostiza trasladó hace apenas un año tras una reunión mantenida en las máximas instancias con el presidente de la Real, Jokin Aperribay, se ha pasado a no ver otra salida que la de romper la baraja a la espera de que sus exigencias sean debidamente atendidas.

En mayo del año pasado y con el diputado Denis Itxaso como testigo durante la presentación de la firma de la entrada del club armero en Kirolgi, la mandataria azulgrana aseguraba que la firma estaba «super cerca», porque entonces apreciaba una voluntad para que se produjera, aunque sus declaraciones ya apuntaban las condiciones. «Tenemos la intención de seguir de la mano en el convenio, de respetarlo, pero mientras estemos en Primera se nos tiene que tener en otra consideración a la que estábamos antes», declaró la responsable del Eibar.

Con el paso de los meses las posturas se fueron alejando y durante este tiempo desde Ipurua se ha dejado patente el malestar. Uno de los que más claro ha hablado al respecto ha sido Fran Garagarza, máximo responsable del área deportiva del club y, por tanto, también de la cantera azulgrana. Antes de verano ya denunciada la situación de desigualdad a la que la propia Diputación había condenado al Eibar al dejarle fuera de la mesa decisión y reclamaba tener voz y voto, como la Real. «Creemos que el Eibar debería estar en la mesa de la Diputación en la que se decide el modelo del fútbol guipuzcoano, porque nos hemos ganado el derecho y el respeto de estar en esa mesa con la Real de igual a igual». En definitiva, entienden que no es de recibo que la Real siga siendo la que parta y reparta el dinero que la Diputación otorga a la cantera guipuzcoana.

A su juicio el modelo unificado «no se ajusta a nuestra realidad, ni por ser equipo de Primera ni por lo que invertimos en la cantera, que alcanza un 2% del presupuesto. Queremos un diseño diferente al del resto de clubes», reclaman desde el Eibar.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos