El Eibar centra su atención en relanzarse a costa de un Girona que sufre en Motilivi

L.G. EIBAR.

El Eibar vuelve hoy al trabajo con la firme pretensión de empezar a recuperar el terreno perdido en casa en su visita del sábado (13.00 h.) a Montilivi, un escenario que se antoja propicio para conseguirlo. Hay al menos tres importantes razones que secundan esta afirmación. Por un lado, se trata de la visita más inmediata que los armeros afrontan tras encadenar dos derrotas consecutivas y las ganas de sacarse la espinita que tienen clavada se les salen por los poros. Además, vuelven a un campo en el que fueron capaces de golear (1-4) a un Girona plagado de ilusión y donde el cuadro gerundense está encontrando muchos problemas para puntuar.

De hecho, de los cuatro partidos que los ahora dirigidos por Eusebio Sacristán han jugado allí, solo han podido empatar uno en la jornada inaugural ante el Valladolid, mientras que han festejado un triunfo, en la cuarta jornada ante el Celta (3-2). Las otras dos citas ante su público se saldaron con sendas derrotas ante el Real Madrid (1-4) y frente al Betis (0-1). Eso sí, el Eibar solo ha sacado un punto lejos de Ipurua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos