Amaia Gorostiza y Jon Ander Ulazia. / ASKASIBAR

S.D. Eibar

El Eibar presentará un beneficio superior a los 5 millones en la temporada 2020-21

El Eibar presentará a sus accionistas unas cuentas en positivo pese a sufrir un 50% de reducción de ingresos tras el descenso y por la pandemia

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ Eibar

El Eibar goza de una salud económica de hierro pese al duro golpe que supuso la irrupción de la pandemia y, sobre todo, el posterior descenso del equipo armero a Segunda. Así lo hicieron saber ayer la presidenta Amaia Gorostiza y el consejero delegado Jon Ander Ulazia durante su comparecencia en Ipurua para explicar los pormenores de la Junta General Ordinaria de Accionistas de la S. D. Eibar, que se celebrará el próximo 15 de diciembre a las 19.00 horas en el Teatro Coliseo.

La mandataria azulgrana comenzó su alocución mostrando su satisfacción porque este año los socios capitalistas sí podrán acceder al recinto para participar en la asamblea después de que el año pasado se tuviera que celebrar de forma telemática y se mostró complacida de poder anunciar que, «pese a que en lo deportivo la temporada del primer equipo no fue la deseada porque perdimos la categoría tras siete años en Primera», presentarán unas cuentas «con un beneficio ligeramente superior a los cinco millones antes de impuestos».

LAS CLAVES

  • Cuentas temporada 20-21

  • 58 millones de ingresos. Cerró el curso pasado con una cifra de negocio de 58'1 millones de euros, 11 más que el anterior, 8 de los cuales corresponden al trasvase de la recta final de la campaña 19-20, disputada en junio y julio.

  • 20 millones de venta de jugadores. El beneficio obtenido fue de más de 5 millones antes de impuestos, frente a los 15'1 de la 19-20 debido a los 20 millones por la venta de jugadores.

  • 66 millones por jugar en Primera. El beneficio neto acumulado tras sus siete años en la máxima categoría asciende a 66 millones.

  • Previsiones temporada 21-22

  • Presupuesto. La previsión de ingresos para esta campaña asciende a 29.637.000 euros, algo menos de la mitad en comparación con los 62,63 millones del el último curso.

  • 2,1 millones de ganancia. La entidad confía en cerrar el presente ejercicio con un beneficio neto de 2,1 millones de euros.

  • 20 millones de gasto en la plantilla. El gasto en plantilla ronda los 20 millones, 14 correspondientes a sueldos.

Todo un logro en tiempos de vacas flacas para todos los clubes tras un año en blanco en lo que respecta a la facturación de la taquilla y las cuotas de socios. Sin embargo, como era de esperar, las ganancias se han quedado muy lejos de los más de 15 millones de beneficios obtenidos en la campaña 19-20, en la que se computaron los traspasos de Joan Jordán al Sevilla y de Rubén Peña al Villarreal.

La cifra de negocio de la última campaña de los azulgranas en la máxima categoría ascendió a más de 58 millones, 11 más que en el ejercicio anterior, aunque 8 de ellos provienen de los derechos audiovisuales de la recta final del curso 19-20, cuando la competición se reanudó tras el confinamiento en los meses de junio y julio.

«Para la primavera del 2023 podemos estar hablando de tener la Ciudad Deportiva ya operativa»

Amaia Gorostiza, Presidenta de la SD Eibar

El traumático descenso de categoría, sin embargo, no ha hecho que la entidad eibarresa renuncie a seguir cerrando sus ejercicios en positivo, con una previsión de ganancias que rondaría los 2,1 millones. Eso sí, la caída del negocio provocará que los ingresos se reduzcan de los 62,63 millones de la anterior campaña a los 29,6 presupuestados para la presente, aunque Jon Ander Ulazia afirmó que «si la situación de pandemia no empeora creo que superaremos esta cifra». Un retroceso que lógicamente se ha visto mitigado por los 20 millones recibidos como compensación por la pérdida de categoría.

El principal mordisco al presupuesto proviene del gasto de plantilla deportiva, que asciende a los casi 20 millones de euros, de los cuales 14 corresponden a los salarios de los jugadores, la mitad que en Primera.

En cualquier caso, el Consejero delegado apuntó que «como hicimos hincapié al inicio de la campaña, no hemos agotado el límite salarial (fijado en 30,1 millones por LaLiga) y, por lo tanto, tenemos margen de cara al mercado invernal.

«Nuestro patrimonio neto supone un 85% del activo, que es el principal punto de apoyo para trabajar en tratar de volver a Primera»

Jon Ander Ulazia, consejero delegado

La caída de la facturación viene encabezada por la fuerte disminución de la partida conformada por los derechos audiovisuales, que rondarán los 7 millones de euros, un 70% menos de lo que venía obteniendo en Primera, a lo que se le debe sumar la pérdida del patrocinador principal tras la rescisión anticipada de contrato de Avia a mitad del pasado ejercicio.

Con todo, y tras acumular un beneficio neto de 66 millones de euros durante su estancia en la élite, el Eibar goza «de una situación patrimonial excelente», y eso sin incluir los 68 millones de euros que le corresponden del acuerdo firmado con la Liga con el fondo CVC.

Pagar la Ciudad Deportiva

Buena parte de esa jugosa asignación se utilizará para abonar sin tener que tocar la hucha la Ciudad Deportiva. Según cree la presidenta «para la primavera del 2023 podríamos estar hablando ya de poder tenerla operativa», y también se computará en la nueva financiación la última fase de la reforma del Estadio de Ipurua.

«Queremos engrandecer el fútbol guipuzcoano»

La comparecencia de los dos mandatarios del Eibar suponía una ocasión propicia para conocer la opinión del club acerca de las declaraciones que en su día realizó el presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, después de que la Autoridad Vasca de la Competencia diera la razón a la entidad eibarresa en sus reivindicaciones respecto al convenio de fútbol base guipuzcoano. Sin embargo, Amaia Gorostiza se limitó a decir que «no ha habido avances y entendemos que tienen que ser ellos los que den los pasos». Aún así, afirmó que las relaciones son cordiales, y la cesión de Ipurua al Sanse es un reflejo de ello. «Somos guipuzcoanos y trabajamos para engrandecer el fútbol guipuzcoano. Cedimos el campo gustosamente y entendemos que ellos también lo habrían hecho».