Se avecinan emociones fuertes

Se avecinan emociones fuertes
EFE
Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El partido de esta tarde en el Camp Nou supondrá el cierre de una primera vuelta que ha revelado una igualdad de fuerzas que no se corresponde con las abismales diferencias del potencial económico que existe entre los clubes de Primera y eso nos sitúa ante una segunda parte del campeonato no apta para cardíacos.

Los puntos que se ponen en liza ante los blaugranas no se incluyen nunca en las previsiones, aunque si vienen, lógicamente, serán más que bienvenidos, pero independientemente de lo que suceda, el Eibar se prepara para afrontar una segunda vuelta plagada de emociones y de partidos que huelen a finales.

Es difícil mirar a la clasificación sin sentir una punzada de miedo que no debería estar justificada, porque un equipo que juega como lo hace el Eibar no debería sufrir el castigo de perder la categoría, pero si algo se ha podido comprobar en las cinco jornadas que el conjunto armero lleva sin ganar es que los méritos no siempre tienen su recompensa.

Está siendo una competición tan imprevisible, que pese a que solo ha sumado cuatro puntos de los últimos 15 posibles, resulta que apenas le separan cuatro puntos de la última plaza europea ocupada por el Betis, pero lo que de verdad importa aquí es a cuánto están los que luchan por salvarse, y lamentablemente, en este caso las distancias se han reducido a solo tres puntos.

Y por muy optimista que se sea, acongoja ver que, salvo el Huesca, nadie se descuelga, y que queda por encarar un calendario, en especial en la recta final de la temporada, de los que producen vértigo. Cuando llegue será el momento de cruzar ese puente. La llave para abrir la puerta de la salvación está colocada en los tres siguientes partidos ante rivales, a priori asequibles, pero que sobre todo son adversarios directos en la pugna por quedarse entre los grandes.

Ipurua debe volver a ser un fortín inexpugnable en las visitas del Espanyol, el lunes 21, y del Girona a principios de febrero, y entre medias los de Mendilibar intentarán quitarse del medio al Leganés en Butarque, donde el Eibar no ha ganado en las dos ocasiones en las que ha jugado allí, pero tampoco ha perdido. De las ocho últimas jornadas ya habrá tiempo de hablar.