S.D. Eibar

El derbi más azulgrana de la historia

En primer plano, los jugadores Ander Capa, Dani García y Yuri Berchiche, con Aitor Iru, Patxi Ferreira y Gaizka Garitano detrás, ayer en Lezama./BORJA AGUDO
En primer plano, los jugadores Ander Capa, Dani García y Yuri Berchiche, con Aitor Iru, Patxi Ferreira y Gaizka Garitano detrás, ayer en Lezama. / BORJA AGUDO

El duelo de San Mamés propiciará el reencuentro con cinco rojiblancos que forman parte de la leyenda del Eibar. Dani García, Capa y Yuri Berchiche fueron artífices de los ascensos armeros de la mano del tándem formado por Garitano y Ferreira

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Le pese a quien le pese, todos los derbis vascos son especiales, y el del sábado en San Mamés entre el Eibar y el Athletic tendrá como añadido un componente emotivo que lo distingue del resto. Y es que la cita en 'prime time' de La Catedral propiciará la curiosa circunstancia de ver que los únicos jugadores que protagonizaron en primera persona el ascenso de los armeros a Primera saltarán al césped vestidos de rojiblanco, dirigidos además por el mismo cuerpo técnico (en el que también se integra Aitor Iru, preparador de porteros), que obró el milagro del que los eibarreses aún están disfrutando.

Yuri Berchiche y Dani García ya tuvieron la ocasión de enfrentarse al equipo que los encumbró en el choque que tuvo lugar en Ipurua el pasado 21 de octubre. No así Ander Capa, que allá por entonces no contaba para Eduardo Berizzo, y que se dispone a romper el hielo de la mano de Gaizka Garitano y Patxi Ferreira, precisamente los dos técnicos que junto a ellos y el resto de un plantel para el recuerdo llevaron al Eibar a alcanzar un sueño que dejó de ser utópico el 26 de mayo del 2014.

Aunque ahora vistan y defiendan otros colores, los cinco son y serán siempre una parte fundamental de la historia más gloriosa de la entidad azulgrana. Sin ellos, sin el montón de arena que cada uno de ellos aportó, probablemente el Eibar jamás habría llegado a disfrutar de las cinco intensas temporadas que lleva militando en Primera.

Los eibarreses sentirán un eterno agradecimiento hacia el cuerpo técnico que encabezó Gaizka Garitano, que cogió el mando de un equipo eibarrés consternado y prácticamente sin recursos tras tres promociones de ascenso a Segunda fallidas. Pese a que solo quedaba un escaso millón de euros para afrontar un nuevo intento a la desesperada, el de Derio no solo logró devolver a los armeros a la categoría en la que habían permanecido 18 temporadas seguidas antes de perder la cabeza, sino que además lo lanzó allí donde habitaban unas estrellas que por entonces solo se podían ver por la tele o en alguna eliminatoria copera de las que a veces les toca vivir a los modestos.

Enfilados hacia la gloria

Lógicamente, Garitano no conquistó la gloria él solo. De hecho, los tres jugadores que ahora vuelve a tener bajo su batuta en el Athletic fueron algunos de los baluartes que le permitieron derrotar a la lógica. El vizcaíno fue precisamente el que rescató a Capa del extinto filial armero que él mismo dirigió la temporada anterior y que la crisis azulgrana se llevó por delante. Y fue él también el que vio el potencial que Dani García tenía para convertirse en el gran capitán que fue en el Eibar durante las cuatro anteriores temporadas en Primera. También supo enderezar el rumbo de un Yuri Berchiche hasta entonces errante al que convirtió en su lateral izquierdo inamovible.

En todo momento, Garitano tuvo a su vera a Patxi Ferreira, su punto de apoyo en los irrepetibles momentos vividos con los dos ascensos consecutivos, y también cuando el Eibar consumó su inesperado descenso a Segunda. Habían protagonizado la mejor primera vuelta de un recién ascendido tras sumar 27 puntos, pero la debacle sufrida en la segunda parte del campeonato, en la que solo obtuvieron 8 puntos, les condenó a una caída cruel en la última jornada.

Los cinco son una parte fundamental de la historia más gloriosa de la entidad azulgrana

Curiosamente, el único eibarrés que habrá en el campo, Susaeta, nunca ha jugado en el Eibar

Ese mismo día, el 23 de mayo del 2015, un año después de la celebración más grandiosa vivida en Eibar, el preparador azulgrana anunciaba su adiós sin saber que poco después los juzgados devolverían la plaza a la entidad eibarresa. El entonces presidente Alex Aranzabal entendió, sin embargo, que su etapa aquí ya había terminado y Garitano solo volvió a Ipurua dos temporadas después convertido en el técnico del Deportivo de la Coruña, con el que cosechó una derrota por 3-1.

Leyendas vivas

Dani García y Ander Capa fueron dos de los que más lamentaron su marcha y de hecho el de Zumarraga amagó con irse, pero finalmente continuaron tras la llegada de José Luis Mendilibar y ambos se convirtieron en centenarios y después en leyendas vivas del club.

El ya ex capitán debutó con el Eibar el 1 de septiembre del 2012 ante el Bilbao Athletic y llegó a acumular 224 partidos con la elástica azulgrana, 137 de ellos en la máxima categoría, dejando para el recuerdo tres goles. Escenificó su marcha entre lágrimas incontenibles el 10 de mayo del pasado año, aunque su último partido fue el 20 de ese mes en el Wanda, donde fue partícipe del primer empate de la historia del Eibar en el feudo colchonero.

El portugalujo se había estrenado un año antes, el 20 de agosto del 2011, curiosamente también ante el Bilbao Athletic. Disputó 214 partidos, 134 de ellos en Primera, apuntándose 12 goles, cinco de ellos en la máxima división, donde comenzó actuando como extremo, hasta que Mendilibar lo reconvirtió en el lateral incisivo que es hoy en día. Anunció su adiós a Ipurua un día después que Dani García, aunque en su caso su último partido fue en la penúltima jornada del pasado año en casa frente al Las Palmas.

Berchiche, en cambio, no llegó a debutar en Primera con el Eibar, ya que la Real Sociedad dio por terminada su cesión y lo repescó para enrolarlo en sus filas, donde permaneció antes de ser traspasado al Paris Saint Germain por 15 millones de euros.

Un eibarrés rojiblanco

Aunque tradicionalmente era el Eibar el que acogía a jugadores forjados en el Athletic, ese camino se produce ahora a la inversa. Y resulta llamativo que en este derbi con tan marcado toque azulgrana, el único eibarrés que habrá en el campo será Markel Susaeta, que nunca ha jugado en el Eibar, puesto que el Athletic lo 'pescó' del Eibartarrak.

Más