Gaizka Garitano. / ASKASIBAR

Pretemporada El Eibar afronta con la UD Logroñés uno de sus dos últimos test antes de la liga

Gaizka Garitano dará a sus jugadores 90 minutos y este miércoles podría jugar ante los riojanos con aquellos que no comiencen la liga

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

A pocos días de empezar la temporada, el Eibar está en el tramo final de su preparación. A las 12.00 horas de este miércoles juega en Atxabalpe su anteúltimo partido de pretemporada frente a la UD Logroñés, que será a puerta abierta para el público. Las intenciones de Garitano pueden pasar por dar 90 minutos a sus jugadores en los dos últimos amistosos del verano. Frente a los riojanos es probable que salte un equipo que, a priori, se antoja que no se asemeje al que comience la competición recibiendo en Ipurua al Tenerife. En cambio, el viernes en Zubieta, para enfrentarse a la Real Sociedad, a partir de las 11.00 horas, pueden vislumbrarse las intenciones del técnico armero cara a ese inicio liguero en el que se pondrá en marcha el nuevo proyecto.

La Real es el rival más exigente en la presente pretemporada de los azulgrana y, sin duda, no deja de ser un buen test para medir el potencial del que dispone el técnico de Derio, que querrá ver el comportamiento del probable once que ponga en liza ante los tinerfeños. El Eibar ha mostrado solvencia, ha ganado cuatro y empatado uno en los cinco enfrentamientos jugados hasta la fecha. Con el Oviedo hizo tablas 0-0 y ante el Huesca ganó 1-3, en ambos casos con un nivel aceptable, teniendo presente que son dos conjuntos de su misma categoría. En el resto de encuentros ha rivalizado con formaciones inferiores.

A falta de once días para el pistoletazo de salida de la liga faltan por limar algunos capítulos, especialmente pendientes del futuro de Edu Expósito y Sielva, pretendidos por Girona y Huesca respectivamente. En cuanto al regreso del delantero Leschuk, resta un fleco por concretarse con el equipo turco del Antalyaspor.