El Eibar ha logrado tres puntos de oro en Málaga. / carlos guerrero

Segunda división Una remontada que huele a Primera

El Eibar dedica a Stoichkov el agónico triunfo logrado ante un Málaga que se quedó con uno menos tras comenzar ganando

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Nadie dijo que esto fuera fácil, pero con remontadas como la de ayer, por muy sufrida que fuera ante un Málaga que jugó con uno menos desde el minuto 31, el Eibar se acerca cada vez más a su objetivo de regresar a Primera apenas un año después de haber consumado su descenso. La agonía padecida para remontar el tanto inicial de un cuadro local que se defendió con uñas y dientes tras una expulsión de Escassi que, a la postre fue clave, evidencian los apuros que aún quedan por aguantar en las cinco finales que restan para alcanzar el sueño.

Lo importante es que el equipo armero, que tuvo en todo momento en su recuerdo a un Stoichkov que permaneció en Cádiz para asistir al funeral de su padre, logró completar con éxito la misión de acabar con la racha de tres partidos consecutivos sin ganar. Y tras el este trascendental triunfo dedicado en todo momento al gaditano, pero también al centenar de aficionados que se desplazaron hasta La Rosaleda, sitúa ahora la pelota en el tejado del Valladolid, que hoy (16.15 h.) afronta una complicada visita a un Mirandés muy sólido en su casa, mientras que el Almería tendrá que esperar al duelo el lunes (21.00 h.) ante el Sporting de Gijón en los Juegos del Mediterráneo para saber si es capaz de seguir la estela eibarresa.

Si las victorias sufridas se saborean más como dicen, el Eibar debe estar sufriendo todo un empacho en su viaje de vuelta a casa, porque ni siquiera en las seis derrotas cosechadas hasta ahora se había visto tan al borde de un ataque de nervios como estuvo ayer en el estadio albiceleste.

1 Málaga

Dani Martín; Víctor Gómez, Escassi, Peybernes, Javi Jiménez; Ramón, Jozabed, Febas, Vadillo; Antoñín y Brandon.

3 Eibar

Cantero; Tejero, Venancio, Chema, Toño; Javi Muñoz, Edu Expósito, Sergio; Corpas, Llorente y Yanis.

  • Cambios Málaga: Cufré (J. Jiménez, m. 12), Genaro (Antoñín, 37), Paulino (Ramón, 46), Kevin (Febas, m. 46), Roberto (Vadillo, m. 74).

  • Cambios Eibar: Corpas (Aketxe, m. 58), Fran Sol (Yanis, m. 75), Quique (Llorente, m. 83).

  • Goles: 1-0, Brandon (m. 3) entra hasta la cocina y bate a Cantero de disparo cruzado. 1-1, Corpas (m. 36) transforma un penalti que Febas cometió sobre él mismo. 1-2, Fran Sol (m. 78) cabecea un centro de Expósito. 1-3, Fran Sol (m. 97), empuja una asistencia de Tejero.

  • Árbitro: Iglesias Villanueva (comité gallego). Expulsó a Escassi por roja directa en el minuto 31 y a Luis Muñoz , en el 68, por protestar desde el banquillo. Además, amonestó a Javi Jiménez, Kevin, al portero suplente del Málaga Dani Barrio y Brandon, y a los azulgranas Toño (acarrea suspensión), Llorente y Tejero.

  • Incidencias: 17.667 espectadores en La Rosaleda.

Pesó mucho sin duda que un desajuste defensivo entre Toño y Chema permitiera que Brandon se colara hasta la cocina a los cuatro minutos de juego y que el delantero adelantara a los locales con un disparo cruzado ajustado al palo largo.

Todo habría sido más fácil para los de Garitano si el disparo intencionado que Llorente realizó acto seguido no hubiera sido repelido con destreza por el meta local, para desesperación de un riojano que después tuvo más motivos aún para exasperarse por las muchas ocasiones que falló y por el gol que le anularon en la segunda mitad por un pisotón en el inicio de la jugada de los que nunca se pitan.

Un antes y un después

Pero lo que verdaderamente condicionó el choque fue la expulsión directa del central Escassi por evitar una ocasión manifiesta de Yanis, el gran protagonista del choque hasta la triunfal irrupción de Fran Sol en la recta final del choque que él decantó con un doblete.

Fue precisamente la falta al franco-argelino que Tejero colgó sin mucha pericia al área la que deparó el penalti por derribo de Febas a Corpas, que el árbitro tardó varios minutos en conceder tras revisar de forma concienzuda la caída del jienense en el área.

Sin Stoichkov en el césped, el extremo se apropió del balón y tras mucho suspense, estableció el penalti con un lanzamiento pleno de serenidad ante el que Dani Martín, no pudo repeler, como sí lo hizo con las mil y una opciones que los armeros fabricaron ante un rival pertrechado atrás.

Después de una primera mitad que se alargó hasta el 54, el Eibar se volcó con prisa y sin pausa en tratar de buscar el tanto con el que pudiera dar la vuelta al marcador y tras varios intentos baldíos, muchos de ellos protagonizados por un Llorente muy activo pero poco afinado, el riojano estalló de alegría cuando consiguió por fin superar a Dani Martín, su gran pesadilla ayer. Sin embargo, las protestas de los boquerones por un pisotón del propio delantero a Víctor Gómez en el origen de la jugada fueron atendidas y el árbitro anuló el tanto al comprobar en el monitor que sí existió.

Salir y besar el santo

La falta de pegada estaba lastrando a la escuadra armera hasta que Fran Sol saltó al campo en el 75 y solo tres minutos después cabeceó un espléndido centro de Expósito. Y como ni por esas llegó la tranquilidad, el de Parla se desmelenó y acabó con el sufrimiento tras empujar una asistencia de Tejero. Superada la barrera de los 70 puntos, el Eibar huele a Primera.