S.D. Eibar

El Eibar, directo a la cola del pelotón

El exarmero Ángel Rodríguez ha marcado el tanto del Getafe. /Efe
El exarmero Ángel Rodríguez ha marcado el tanto del Getafe. / Efe

El Eibar cosecha su segunda derrota consecutiva ante un Getafe que tuvo el acierto que les faltó a los armeros y agudiza la necesidad de reforzar un equipo que evidencia carencias

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

La redención del Eibar tendrá que esperar al menos hasta el derbi ante la Real Sociedad. Pese a que la impresión causada este viernes por el segundo choque de los armeros fue irremediablemente mejor que la del primero, no fue ni de lejos suficiente para evitar la segunda derrota consecutiva. Un nuevo revés, propiciado a partes iguales por esos errores infantiles que no hay forma de evitar y por una falta de tino que contrasta con la notable efectividad de los rivales. Un nuevo toque de atención que le envía directamente a la cola del pelotón de una clasificación que es preferible no mirar.

Recobrar la esencia del equipo era el principal objetivo de los armeros y, pese a la decepción que le provocó el juego desplegado por su equipo ante el Huesca, Mendilibar contuvo sus ganas de quitar a todos y alinear once nuevo. Finalmente, el técnico del Eibar se conformó con introducir solo dos nuevos nombres. Dos pinceladas trazadas con la pretensión de lograr tener bajo control el centro del campo, algo que no se logró frente a los oscenses. Aunque era de esperar que Escalante ocupara una plaza en la medular, llamó la atención que Joan Jordán se escorara a la derecha cuando el técnico tenía la opción de hacer debutar a Pablo Hervías. Sorprendió más aún la titularidad de Pere Milla. Aprovechando la ausencia por lesión de Orellana, disfrutó de su estreno en primera división en detrimento de Bebé, el único que pagó los platos rotos de la derrota del domingo en Ipurua.

Lo que no retocó ni un pelo fue la línea defensiva gracias a que Rubén Peña se no se quiso desapuntar del partido pese al esguince de tobillo sufrido en la última sesión previa a la cita. El abulense fue duda hasta última hora, pero en cuanto el lateral confirmó que podía jugar, el técnico de Zaldibar no se lo pensó dos veces: le alineó de inicio y mandó a la grada a Jordi Calavera, quien tras quedarse fuera de la lista en el partido inaugural, ayer también siguió los toros desde la barrera del Coliseum.

La clave

Falta de puntería
Mientras el Getafe aprovechó sus contadas oportunidades, el Eibar desperdició las suyas

Y arriba, cómo no, colocó otra vez a Sergi Enrich y Kike García, sus dos puntas de referencia, deseosos de redimirse después de pasar inadvertidos en la primera jornada del Eibar.

2 Getafe

David Soria; Damián Suárez, Djené, Bruno, Antunes; Iván Alejo (Amath, m.70), Arambarri, Maksimovic, Portillo; Mata (Jorge Molina, m.79) y Ángel (Cabrera, m.86).

0 Eibar

Dmitrovic; Peña, Arbilla, Oliveira, Cote; Jordán (Bebé, m.83), Escalante, Diop, Pere Milla (Hervias, m.66); Kike García (Charles, m.74) y Sergi Enrich.

Goles
1-0: M.17 Ángel; 2-0: M.89 Jorge Molina.
Árbitro
Medié Jiménez (Comité catalán). Amonestó a Djené (m.1), Iván Alejo (46), del Getafe
Incidencias
partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe (Madrid), ante 7.851 espectadores.

Después de comprobar en sus propias carnes las consecuencias de llegar 45 minutos tarde al inicio de la Liga, era básico que el Eibarestuviera serio y centrado desde el primer minuto. Esa sensación se percibió en el arranque inicial, pero bastó que un solo jugador se despistara un segundo para que todo se fuera al traste poco después de que el cronómetro superara el primer cuarto de hora.

Nuevo regalo

Lo peor es que la jugada del Eibarcon la que el Getafe estrenó su cuenta anotadora y tomó la delantera en el marcador nació de un saque de puerta de Dmitrovic. Todo lo que pudo salir mal a partir de ese envío largo, salió todavía peor. Bruno saltó para quitarse como pudo el balón de encima y se dirigió bombeado con dirección al área armera. Con ventaja, Paulo tendría que haber ganado su posición y despejado el balón sin contemplación alguna, pero el portugués esperó a que botara y Mata, mucho más espabilado, se hizo con la pelota y se la dejó a un Ángel mucho mejor situado en la frontal. El zapatazo seco y bien ajustado del tinerfeño se introdujo en la portería armera haciendo inútil la estirada del guardameta serbio.

Condenado de nuevo a remar contra corriente desde prácticamente el comienzo del encuentro, el Eibar trató de recuperar la compostura, masticar el sorbo amargo y rearmarse para tratar de abrirse camino hacia el empate. Curiosamente, el que tomó la responsabilidad de llegar arriba fue precisamente el debutante Pere Milla. Espoleado por la ilusión de sentirse jugador de Primera, tiró de valentía y desparpajo para colarse por su banda y colgar balones al área rival. No solo eso. Justo antes de que marcara el equipo azulón, el catalán estuvo a punto de estrenarse a lo grande, aunque su disparo con el exterior se marchó fuera despidiéndose por poco de la escuadra de la portería de Soria.

Las otras dos buenas opciones que logró dibujar el Eibar también surgieron de las botas de Pere Milla. Tras uno de sus centros peligrosos que salió rechazado, Diop dispuso de una ocasión idéntica a la que Ángel había aprovechado, pero el senegalés la enganchó mal y su remate se fue a la grada. Tampoco Kike García acertó al peinar hacia atrás un balón colgado al corazón del área por el extremo catalán.

Sin puntería

Pese a todos los esfuerzos por impedirlo, el conjunto azulgrana se marchó a la caseta por detrás en el marcador, al igual que le ocurrió el domingo en Ipurua. Esta vez, al menos, las debilidades mostradas no fueron ni tan evidentes ni tan preocupantes como en la pasada jornada. Por eso mismo, Mendilibar mantuvo intacto su equipo tras el descanso.

Mendilibar: «Nos está faltando agresividad defensiva»

El Eibar sigue sin estrenar su casillero de puntos en Liga y está mostrando una preocupante debilidad defensiva, algo que resaltó José Luis Mendilibar: «Atrás estamos la misma gente que el año pasado, están jugando los mismos jugadores, pero nos está faltando agresividad y contundencia defensiva. Hemos cometido fallos, atrás estamos teniendo dificultades. El Getafe sin hacer nada nos ha metido dos goles. Tenemos que mejorar eso». Pese a la derrota, Mendilibar vio «mejoría» en el juego desplegado por el Eibar, ya que el equipo mostró «intensidad y competitividad. Hemos dominado, hemos jugado mejor que ellos, sobre todo en el primer tiempo, y les costaba crearnos peligro». El inicio de Liga del conjunto armero no está siendo el esperado.

Bordalás: «Victoria importantísima ante un rival difícil»

«Estamos contentos porque la victoria de hoy era importantísima ante un rival muy difícil y sabíamos que iba a ser un partido complicado. La sensación que me da el partido es que aún nos queda conocernos un poquito más. Nos ha faltado tener posesión, aunque con un rival como el Eibar siempre es complicado. Este año tenemos alternativas arriba con Jaime Mata, Ángel y Jorge Molina, que nos ha dado la vida cuando ha entrado al campo».

Habían conseguido desarbolar al Getafe en la recta final de la primera mitad y el de Zaldibar quería que los suyos aprovecharan la inercia. Faltaron unos pocos milímetros para conseguirlo, los que separaron un cabezazo bien dirigido de Sergi Enrich de la portería, a la salida de un córner botado por Jordán. El balear saltó más que ninguno y dirigió su remate ajustado al palo, pero no quiso entrar. Mientras los contrarios aciertan casi cada vez que llegan, el Eibar ve cómo sus intentos se le marchan fuera llorando.

Más información

Para muestra, otro botón. En los muchos minutos que le quedaron después al cuadro armero desperdició todas sus opciones precisamente por una preocupante falta de puntería. Un caso especial fue el de Pape Diop. Recibió de nuevo un buen pase cara a la portería, pero mandó fuera el balón por segunda vez.

Todo ese acierto que le faltó al Eibar le sobró al Getafe para sentenciar el choque cuando ya se había rebasado el tiempo reglamentario. Amath se coló como quiso por la derecha y mandó un pase envuelto en papel de asistencia para que Jorge Molina hiciera el resto. El veterano delantero azulón se topó de primeras con Dmitrovic, pero en su segundo intento consiguió poner en pie a la grada del Coliseum. Cerraba el partido y consumada la segunda derrota del Eibar en dos jornadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos