Amistoso

Reparto de goles en un duelo privado entre Athletic y Eibar

Amistoso entre Eibar y Athletic en Lezama/Athletic
Amistoso entre Eibar y Athletic en Lezama / Athletic

El Eibar desperdició una renta de dos tantos en un amistoso a puerta cerrada en el que Pedro León disputó los 90 minutos

LETIZIA GÓMEZ

El Eibar y el Athletic aprovecharon la cita amistosa que tenían concertada este jueves en Lezama para darse un festival mutuo de goles del que solo pudieron disfrutar ellos porque las puertas de las instalaciones de entrenamiento rojiblancas estaban cerradas a cal y canto para el resto de los mortales.

Los comentarios a través de Twitter fueron el único recurso que quedó para saber que los rojiblancos remontaron en dos ocasiones las ventajas que adquirieron los armeros en ambas mitades, y para comprobar también que Pedro León disputó los 90 minutos de partido.

El murciano tuvo incluso la oportunidad de inaugurar el marcador a los dos minutos de juego con un remate desde el interior del área que Remiro no permitió que se colara, pero eso no oculta el hecho de que aún le falta mucho ritmo por recuperar para poder competir con garantías en el campeonato liguero.

3 Athletic

Remiro; Lekue, Núñez, Nolaskoain, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico, Córdoba, Susaeta, Unai López; Guruzeta. También jugaron Herrerín, Beñat, Ibai, San José, Vivian, Yeray, Sancet, de Marcos, Capa y Yuri

3 Eibar

Riesgo; De Blasis, Bigas, Oliveira, Cucurella (Cote, min.46); Pedro León, Escalante, Sergio Álvarez, Pere Milla; Cardona (Charles, min.75) y Kike García.

GOLES
0-1, min. 6: Pere Milla. 0-2, min. 24: Kike García. 1-2, min. 38: Nolaskoain. 2-2, min. 47: Guruzeta. 2-3, min. 51: Marc Cardona. 3-3, min. 63: De Marcos.
INCIDENCIAS
Partido disputado en Lezama a puerta cerrada

Pese a tratarse de un choque sin nada en juego más que los minutos que se les niegan a los que menos juegan, el Eibar lo afrontó con la misma idea e intensidad de siempre y con la peculiaridad de ver a Pablo de Blasis como lateral derecho en lugar de Rubén Peña, al que Mendilibar otorgó un necesario descanso. El que sí aprovechó la cita para brillar y recordarle al técnico que está ahí para cuando se le necesite fue Pere Milla, que solo seis minutos después de que el balón comenzara a rodar recogió un rechace dentro del área y anotó después de que su disparo tocara en un defensa del Athletic.

El ilerdense, especialmente activo en el primer acto, también fue el protagonista del segundo tanto armero al enviar desde el flanco izquierdo un centro medido que Kike García cabeceó al fondo de la red para reencontrarse con el gol casi tres meses después del último que marcó en el feudo del Levante el pasado 26 de enero.

Pero ni en los amistosos consigue el Eibar mantener sus ventajas. Ya antes del descanso, Nolaskoain recortaba distancias cabeceando un pase desde la derecha y nada más comenzar la segunda mitad Guruzeta establecía el empate al empalmando con la zurda un rechace de Riesgo. Gracias al central zumaiarra y al delantero donostiarra, dos jugadores sin sitio con Garitano y que han sido alistados de nuevo para el filial de Aritz Solabarrieta, el Athletic maquillaba el marcador pese a que había sido el Eibar el que había dominado y el que había dispuesto de más y mejores ocasiones.

Garitano ya había introducido sus primeros cambios, relevando a Remiro por Herrerín y dando también entrada a Beñat, San José e Ibai, por Iturraspe, Rico y Córdoba.

El Eibar, con el único cambio de Cote por Cucurella, también probaba puntería ante Iago, que encajaba el 2-3 tras un disparo picado de Marc Cardona a pase de Cote. Curiosamente este es el único centro del asturiano que se ha convertido en asistencia esta temporada, cuando en la pasada acumuló hasta ocho.

El problema es que el gol del catalán sirvió para espolear al Athletic, que tras introducir otra tacada de cambios supo imponer su frescura para hacerse con el mando.

Fruto de este dominio llegó el definitivo 3-3, obra de Óscar de Marcos, quien solo ante Riesgo, aprovechó un pase desde la izquierda para anotar. Aún quedaron minutos en los que los bilbaínos buscaron la victoria y los eibarreses defendieron un intrascendente empate.