S.D. Eibar

Dinámicas opuestas ante una misma meta

Escalante mueve una portería junto a sus compañeros en Atxabalpe. / MORQUECHO
Escalante mueve una portería junto a sus compañeros en Atxabalpe. / MORQUECHO

Un Eibar en franca progresión recibe a un Leganés que llega como colista de la clasificación con solo un punto | Los armeros pretenden enlazar su segundo triunfo consecutivo en casa ante un cuadro pepinero que no sabe lo que es ganar en Ipurua

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Sin que apenas dé tiempo a hacer la digestión, Ipurua acoge esta tarde un choque de dinámicas opuestas entre dos equipos destinados a darse codazos en la carrera por la salvación. Mientras que el Eibar afronta esta cita reconfortado por haber logrado sumar cuatro de los seis últimos puntos en sus dos últimas citas, el Leganés intenta evitar a toda costa que la depresión que genera portar el farolillo rojo de la clasificación le deje postrado en el fondo de la tabla a las primeras de cambio.

El punto que rascó en el Wanda, donde se quedó a solo unos segundos de dar la campanada tras el reencuentro de Sergi Enrich con el gol después de ocho meses sin jugar, ha dado alas a los eibarreses, que suspiran por repetir ante su afición el triunfo que obtuvieron el pasado 31 de agosto en el derbi ante la Real.

Además de una moral que ha subido muchos enteros, también tienen de su lado unas estadísticas que indican que el cuadro madrileño es uno de los que rivales que mejor se les da, ya que no solo le han ganado en las dos visitas que han realizado a Ipurua, sino que tampoco saben lo que es perder ante ellos en Butarque, donde en la pasada temporada ganaron 0-1 y hace dos 'pescaron' un empate.

Ahora que han cogido la buena senda, no se quieren desviar de ella. Tras el espaldarazo recibido en el Wanda han trabajado con una sonrisa pero también con la máxima intensidad para dar continuidad a una racha positiva que les permita alejarse a pasos agigantados de las posiciones de peligro.

Y las buenas noticias no llegan solo en forma de puntos, sino también con la vuelta al trabajo de grupo de gran parte de los jugadores que llevaban varias semanas lesionados. De hecho, Orellana y Bigas son las dos principales novedades de una convocatoria inicial de 21 jugadores, de los que solo se caen Pedro León y Jordi Calavera, aún convalecientes. Pero es que hasta ellos están acortando sus plazos de recuperación y es posible que ambos estén a disposición del técnico bastante antes de lo que se preveía.

Aunque el choque ante los pepineros es lo suficientemente importante como para no pensar en nada más, José Luis Mendilibar no puede perder de vista que la próxima semana llega con dos partidos bajo el brazo, el martes (20.00 h.) en el feudo del Espanyol, y el sábado (18.30 h.) ante el Sevilla.

Entre retoques y rotaciones

Se anuncian rotaciones, aunque es más probable que se produzcan en los dos próximos partidos que en éste frente a un rival más directo que los otros dos. Los cambios, por tanto, podrían ser puntuales, pequeños retoques que podrían propiciar el debut de Cucurella en detrimento de Cote, y la vuelta a la titularidad de Sergi Enrich, ya sea con otro compañero en punta, que puede ser cualquiera de los otros tres delanteros, o en solitario si el de Zaldibar repite en la media punta con Jordán, uno de sus jugadores fetiche en este arranque de temporada.

Salir del hoyo

Por su parte, el Leganés viene con la respiración contenida por verse metido en un hoyo del que las dos últimas derrotas no le dejan salir. Los blanquiazules solo han logrado un empate en los primeros cuatros encuentros ligueros y, pese a que en casi todos ellos tuvieron opciones de obtener mayor premio, los resultados les dieron la espalda. En cualquier caso, no hay que obviar el hecho de que sus cuatro rivales hasta ahora han sido nada menos que el Athletic, la Real, el Real Madrid y el Villarreal.

No parece sin embargo este el mejor escenario para revertir la situación ya que de las trece veces en las que se han medido allí al conjunto vasco únicamente han salido victoriosos en dos ellas, imponiéndose en tres los locales y empatando en las ocho restantes. De todas formas, la igualdad ha imperado siempre, ya que solo en una ocasión se decidió por más de un gol de ventaja.

Más

 

Fotos

Vídeos