La afición estaba ilusionada con el desplazamiento a Miranda después de tanto tiempo sin vivir una salida. Miembros de Eskozia La Brava y de otras peñas aunaban fuerzas. / FOTOS ASKASIBAR

Sd Eibar

Un desplazamiento de emociones y reencuentros

La afición del Eibar después de veinte largos meses volvió a sentir su protagonismo en su primera salida a Miranda

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA Eibar.

Después de veinte largos meses sin sentir la emoción de un desplazamiento, en este caso organizado por la Federación de Peñas y Viajes Premier, agencia oficial del club armero, en la jornada de ayer se asistió al primer desplazamiento de la afición armera tras ese paréntesis. La espera en la calle Ego Gain para subirse a los dos autobuses era un hervidero, la imagen de la ilusión, del reencuentro, del sentir la esencia del fútbol a la hora de acompañar al equipo. Se esperaba la presencia de 220 aficionados armeros en la grada de Anduva.

El pasado 7 de febrero de 2020 fue el último viaje de las peñas, fue a Vitoria al derbi frente al Alavés. Ayer volvió a recuperarse ese espíritu que siempre ha estado con el Eibar; los comentarios eran unánimes: «si el equipo hubiera tenido público en Ipurua, no habría bajado, estamos convencidos de ello. Ahora que podemos ir todos se va a notar el apoyo para intentar conseguir el objetivo». El cántico de '¡Volveremos, volvemos a Primera!' se pudo dejar oír. Jóvenes y veteranos seguidores, todos unidos con el firme propósito de ayudar al Eibar a subir a Primera. «Este es un momento esperado, estamos ilusionados y con ganas. Hemos estado deseando vivir este momento. Tenemos que estar con el equipo, que nos tiene enganchados», señalaba Jon Pérez.

En su retina muchos guardan la victoria por 1-4 del último viaje que se hizo a Miranda en la temporada 13/14, la del ascenso a Primera. David García y José Luis Cagigas, miembros de Eskozia La Brava, confesaban que, a pesar de estar cerca Miranda, «se nos va a hacer un viaje eterno, emocionante después de tanto tiempo». «Recuerdo que nos desplazamos mucha gente y espero que, como aquella vez, volvamos a ganar. Hemos estado mucho tiempo sin poder salir, este viaje es especial porque nos volveremos a juntar con amigos, y en especial con los de la peña Komando Kemando. Queremos pasarlo bien, disfrutar», apuntaba David García. Santi Olarte, Iban Rapado y Rubén Flores también se mostraban emocionados. Caras conocidas como José Ignacio Bravo acompañado de su hijo Alberto y su nieto Luca, «la última vez en Miranda asistimos a la victoria del Eibar, esperamos disfrutar y ganar los tres puntos».