El director deportivo del club, César Palacios, se está encontrando con la dura competencia de equipos como Granada, Levante y Alavés para afrontar fichajes. / Mikel Askasibar

SD Eibar Los descendidos de Primera dificultan los planes del Eibar a la hora de fichar

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El aterrizaje en Segunda de los tres descendidos de la máxima división complica aún más la ya de por sí ardua tarea que le queda por delante al director deportivo del Eibar para conformar la plantilla con la que se intentará luchar de nuevo por lograr el ascenso que se le escurrió de las manos a la entidad armera. Y es que, como cabía esperar, César Palacios se está encontrando con la dura competencia que plantea el poderío económico que ostentan Granada, Levante y Alavés, sin olvidar tampoco al resto de históricos de la categoría que siempre se imponen la obligación de estar presentes en la pomada final, que en la mayoría de los casos pujan por los mismos jugadores que baraja fichar el navarro.

Una dura pugna que ha dejado una de cal y otra de arena para los azulgranas, puesto que, aunque César Palacios aceleró más que ninguno para lograr cerrar la semana pasada la incorporación del lateral izquierdo sevillano de la Ponferradina Ríos Reina, que interesaba en Los Cármenes y Tenerife, el club nazarí anunció ayer la incorporación del centrocampista francés Yann Bodiger, también contaba con una propuesta del Eibar.

Lo mismo ocurre con el delantero marroquí del Fuenlabrada Mohamed Bouldini también pretendido por el Granada, además de Levante, Alavés y Zaragoza.