S.D. Eibar

Desactivada la alarma por Dmitrovic

Marko Dmitrovic, durante una sesión en Atxabalpe./MORQUECHO
Marko Dmitrovic, durante una sesión en Atxabalpe. / MORQUECHO

En el Eibar esperan que el meta serbio pueda integrarse al grupo en breve tras descartarse una lesión de gravedad

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Marko Dmitrovic no estará en disposición de jugar el domingo frente al Alavés, pero no tardará en reaparecer. Es el tranquilizador mensaje que se puede lanzar después de que la preocupación por su ausencia se haya elevado hasta niveles máximos después de los cuatro goles que el Eibar recibió en Vigo.

La resonancia que se le practicó la semana pasada descartó que el guardameta sufra una lesión de gravedad, por lo que tras haberle sometido a un tratamiento conservador en las dos últimas semanas como medida de precaución, en el club esperan que pueda integrarse al grupo en los próximos días.

El serbio lleva ya 15 largos días sin entrenar con el equipo desde que las molestias que al parecer venía sufriendo desde hace ya un mes en la zona del pubis se agudizaran tras su concentración con la selección de Serbia en el parón de mediados de octubre.

El 4-0 de Vigo ha incrementado la preocupación sobre su estado físico

Su baja de última hora ante el Athletic sorprendió a todos porque el club no había informado de que viniera arrastrando molestias, aunque en aquel choque en concreto no se le echó demasiado de menos porque el Eibar apenas permitió que los rojiblancos generaran peligro y porque Asier Riesgo realizó una parada a disparo de San José en el último minuto que evitó que el equipo de Berizzo se llevara mucho más que el inmerecido punto que se llevó.

Las alarmas saltaron cuando el Celta sacó los colores al Eibar con un 4-0 que no reflejó los méritos realizados en Balaídos. Olvidando que el mal repliegue defensivo dejó vendido al meta debarra en todas las acciones de ataque de los celestes, muchos se han apresurado en cargar las tintas sobre Asier Riesgo, dando por sentado que las genialidades de Iago Aspas no habrían sorprendido al portero balcánico.

La preocupación sobre su estado físico ha abierto el debate sobre la conveniencia de que el club repesque a Yoel Rodríguez, cedido hasta final de temporada en el Valladolid, una posibilidad que ahora mismo el Eibar no se plantea, aunque según ha podido saber este medio esta opción solo podría darse en caso de extrema necesidad del equipo armero, que tendría que abonar una compensación a la entidad pucelana.

Tanto el jugador como los servicios médicos azulgranas apuestan por la prudencia, por lo que, de momento, pueden desactivar las señales de emergencia.

Una opinión tranquilizadora

Dado que el club no ha dado a conocer más detalles que los que Mendilibar ofreció muy por encima en su última comparecencia previa al partido de Vigo, conviene conocer la opinión de un experto en la materia como Mikel Amostegi, gerente del Centro de Rehabilitación Funcional Amostegi, que indicó en la Ser que «la pubalgia es un término que se refiere al dolor en el pubis, la articulación que se concentra en la parte baja de los abdominales y que suele generar una especie de desequilibrio porque son muchos los grupos musculares que se insertan en esa zona. Se suele producir ya sea por un sobreentrenamiento, por un traumatismo directo o por cambios de dirección bruscos como los que tiene que hacer un portero».

«Los jugadores que se operan tienen procesos cronificados», apunta un experto

Asegura que, pese a que «para los aficionados, 15 días pueden parecer muchos», a nivel médico es un período de recuperación corto, aunque no cree que el serbio tenga que pasar por el quirófano, «porque los jugadores que se operan suelen tener un proceso muy cronificado, es decir de muchos meses».

Más

 

Fotos

Vídeos