S.D. Eibar

La derrota debe servir de lección

Jordán y Cote protagonizaron la única ocasión del Eibar en la primera parte ante el Rayo./ MORQUECHO
Jordán y Cote protagonizaron la única ocasión del Eibar en la primera parte ante el Rayo. / MORQUECHO

El Eibar mordió el polvo en Vallecas, después de un dominio inoperante, y le espera una semana exigente con Sporting en Copa y Levante en Liga

J.A.REMENTERIAEIBAR.

Tras tres jornadas consecutivas invicto ante Alavés (2-1), Valladolid (0-0) y Real Madrid (3-0) y con portería a cero ante pucelanos y madridistas, el Eibar cayó a manos de un Rayo Vallecano (1-0) que no había ganado en las diez jornadas precedentes a enfrentarse a los armeros. El gol de Embarba, en la única ocasión que tuvo el cuadro rayista, hizo morder el polvo a los azulgrana y darse de bruces con la realidad, pasaron de loas celestiales por su victoria frente al Madrid al abrasador fuego del averno.

El Eibar desaprovechó la posibilidad de meterse arriba en zona europea con 21 puntos y herir profundamente al Rayo, pero fue presa de un rival que no se dejó domesticar para darle un zarpazo letal. No hizo un buen partido, tuvo dos partes diferenciadas; la primera, en la que fue un monólogo de superioridad sin premio alguno y, la segunda, sin ideas claras para igualar. «Nos ha faltado hambre de gol y les hemos dejado con vida», resumió Mendilibar.

No por mucha posesión se gana, no es una regla tres, pero tampoco el monólogo se traduce el gol, fue un exponente lo visto en Vallecas. Pese a ser inferior el Rayo, ganó, lo hizo con justicia. El Eibar fue presa de su alta autoestima, los flecos del paso triunfal ante el Madrid se convirtió en su propia trampa. De nada le sirvió tener un 63 por ciento de posesión por 37 del Rayo porque fueron los franjirrojos los que se llevaron el gato al agua. Esta derrota hay que interpretarla como una lección.

Ante el Rayo, el Eibar primero dominó sin hacer daño y después no tuvo claridad para empatar

En los primeros cuarenta y cinco minutos, el Eibar desplegó todo su juego en la parcela rayista pero solo hizo una ocasión, el remate de cabeza de Jordán a centro del lateral Cote que obligó a realizar una gran intervención al portero macedonio Dmitrievski. Fue la única situación de peligro real de un Eibar dominador y seguro de sí mismo ante un rival que, en su única aproximación al área armera, vio una tarjeta amarilla en la figura de su delantero de Raúl de Tomás.

Al Eibar le faltó gol, no tuvo la clarividencia en ataque como en otras jornadas, con una banda derecha que no estuvo a su nivel, ni Orellana ni Rubén Peña aparecieron, muy apagados. Tampoco la banda de Cucurella/Cote se significó por su profundidad, más en la primera que en la segunda, pero en líneas generales no tuvo un brillo intenso.

En el gol de Embarba un error defensivo, excesivas concesiones de Oliveira y Ramis a Alex Moreno y Embarba, respectivamente. El Eibar dio vida al Rayo, los hombres de Mendilibar no fuero capaces de contrarrestar el golpe recibido. El técnico buscó soluciones, retiró al mediapunta Jordán, hombre con criterio y visión, y puso en liza a Charles, apostó por mantener la fuerza en el centro del campo con Diop/Escalente y sacrificar la creatividad.

Tres puntos que volaron, una buena ocasión de sumar y ponerse a medio camino en su meta de acercarse a los números de la permanencia. El Eibar lleva 18 puntos, uno más que el año pasado en la jornada decimocuarta, se mantiene prácticamente en los mismos parámetros.

El domingo, el Levante

El domingo que viene se presenta en Ipurua el Levante (a las 12.00 horas), un rival incómodo y de la particular Liga del Eibar, a quien hay que dar pocas concesiones. Y valga como detalle que el Eibar ha perdido con los dos últimos en la tabla, Huesca y Rayo, lo que se traduce que cualquier rival puede causar en el un severo castigo. La igualdad es una de las notas a destacar en esta Liga donde los márgenes de error son mínimos, basta con una mirada retrospectiva al partido de Vallecas y ver cómo en la única oportunidad el Rayo hizo un roto a los azulgrana.

Mendilibar deberá rotar a sus hombres en los duelos próximos ante Levante, Sporting, Valencia y Betis

Mendilibar en principio contará con el grueso de la plantilla, antes el jueves, a las 18.30 horas, en Ipurua, jugará el partido de vuelta de la Copa ante el Sporting que se presenta con ventaja en la eliminatoria con un 2-0 de la ida.

Una semana en la que Mendilibar se verá obligado a rotar, a mover el fondo de armario pensando, no ya en el Levante, sino también en el Valencia y Betis. Una final de año exigente del que salir airoso antes del descanso navideño es vital. Tres veces han sido los duelos con el Levante en Primera con un balance de dos empates y una victoria del Eibar, números que muestran que se trata de un rival que en Ipurua sabe puntuar y con el que hay que tener mucho respeto porque en sus salidas ha sacado once puntos con tres victorias, dos empates y dos derrotas, su desenvolvimiento lejos de su feudo es muy positivo.

Más

 

Fotos

Vídeos