Demasiadas facilidades

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar perdonó y acabó pagando el plató. El Málaga sacó los colores al cuadro armero que tuvo lagunas en un partido que pudo solventarlo pero que no tuvo esa inspiración de otras jornadas en Ipurua. El Málaga empezó ganando y terminó empatando. El Eibar tuvo algunos momentos en los que tuvo el partido en la mano tras remontar el gol de los malagueños con los goles de Stoichkov de penalti y Corpas en una bella jugada en la que intervinieron Expósito y Stoichkov. El penalti errado en la segunda mitad por Expósito fue clave para dar alas a los malacitanos que en la segunda mitad superó con creces a un Eibar que se vio superado y que no tuvo capacidad de respuesta.

El Eibar tiene gol, es letal, dispone de una fluidez para generar ocasiones y goles. Esta es una gran virtud que le distingue, pero, por contra, su gran asignatura pendiente por superar es ser férreo defensivamente, no lo es. Ante el Málaga volvió a tener el mismo desajuste, es un bloque endeble para mantener su portería a cero. Es un equipo que, para ser de los llamados a estar arriba, le falta esa firmeza, encaja demasiados goles, comparativamente se asemeja a los equipos que transitan por cotas más bajas. El Eibar no me convenció en la noche de ayer en la que rompió su espectacular racha en Ipurua, fue un equipo que no impuso su ley. El empate y el juego exhibido ante el Málaga es un toque de atención. Un punto de los seis últimos posibles es un revés para un candidato al ascenso. La liga es larga, pero es obvio que no se puede dormir ante la igualdad existente. Espera al Eibar una semana intensa con dos partidos ante Tenerife (Copa) y Las Palmas de Liga. A ver cómo le va.