¿Nos degollamos en la tercera jornada?

Han bastado dos partidos del Eibar, más bien dos derrotas, para comprobar que la paciencia no abunda por estos lares

Los jugadores del Eibar, durante un entrenamiento de la última semana. /Morquecho
Los jugadores del Eibar, durante un entrenamiento de la última semana. / Morquecho
LETIZIA GÓMEZ

Han bastado dos partidos, más bien dos derrotas, para comprobar que la paciencia no abunda por estos lares. El pesimismo está ganando la batalla a la ilusión que debería suponer tener al Eibar por quinto año consecutivo en Primera y ya se escuchan comentarios de aficionados y preguntas de periodistas cargadas de un dramatismo que se me hace difícil comprender.

¿No se merece Mendilibar un poco de crédito después de haber logrado que el sueño de estar en esta categoría se alargue bastante más de lo que todos habíamos imaginado? ¿No se ha ganado este plantel ni un mínimo de confianza después de haber coqueteado con Europa en las dos últimas campañas?

Para muchos es obvio que no. Tras solo dos jornadas ya han llegado a la conclusión de que el Eibar tiene el peor plantel de la categoría y que el de Zaldibar ya ha dado todo lo que tenía que dar.

Seguro que el año pasado pensaban exactamente lo mismo cuando el conjunto azulgrana salió de Anoeta con la cabeza gacha allá por la jornada 11 y parecen olvidar que gran parte de los jugadores que ahora cuestionan lograron encaramarse a los puestos europeos después de encadenar seis victorias y un empate.

Ya en el descanso del primer partido ante el Huesca, después de solo 45 minutos de una liga de 38 partidos, hubo varios seguidores azulgranas que sugirieron a los periodistas que nos situamos en la tribuna central titulares tan alarmistas como 'El fin de un sueño', y cuando al término de los otros 45 minutos se consumó la derrota ante el recién ascendido otros recalcaron que el que tocaba poner era el de 'Sin Dani no hay paraíso', en referencia al excapitán armero, ahora en las filas del Athletic.

Es lógico que el entorno armero esté decepcionado por este mal inicio de campaña, porque contaba con tener al menos los mismos puntos con los que hoy se presenta la Real en el quinto derbi guipuzcoano que acogerá Ipurua. Pero no conviene exagerar, no al menos por parte de los que seguimos diariamente la actualidad del equipo y que contamos con una plataforma que llega a mucha gente.

Ni Mendilibar ni casi nadie de los presentes ayer en la rueda de prensa podían dar crédito a que se le preguntara si el derbi suponía un «ahora o nunca» para lograr el punto de inflexión que necesita la escuadra eibarresa. ¿Nos degollamos ya en la tercera jornada?, contestó ojiplático el técnico azulgrana.

El escaso número de fichajes también ha sido objeto de crítica. De los siete jugadores que se marcharon al término de la campaña, dos no jugaron ni un solo minuto y solo Dani García e Inui figuraban de manera habitual en el once inicial. La marcha de Nano, Alejo, Bebé y Gálvez tampoco altera los planes, porque apenas iban a contar, pero pese a que el técnico ha apostado por quedarse con tres de los fidelizados que mejor han rendido y a que se han realizado cuatro incorporaciones selectivas, también se tilda el trabajo de la dirección deportiva de «chapucero». Como diría aquel, un poquito de por favor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos