La debilidad defensiva es su losa

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar perdonó en Anduva y volvió a ser víctima de su fragilidad defensiva. Se repite la historia, encaja con facilidad, con poco los rivales le hacen gol. Esta es un rémora que persigue al Eibar, es la gran losa de la que aún no se ha deshecho. Un equipo llamado a estar arriba, a ser aspirante al ascenso no puede tener ese profundo desequil