S.D.Eibar - Real Sociedad

'Cote': «El derbi ante la Real Sociedad es un partido más. El único especial para mí sería enfrentarme al Sporting»

El lateral izquierdo asturiano del Eibar sujeta un balón sobre el césped de Atxabalpe tras un entrenamiento. /MORQUECHO
El lateral izquierdo asturiano del Eibar sujeta un balón sobre el césped de Atxabalpe tras un entrenamiento. / MORQUECHO

El lateral del S.D. Eibar confía en ganar al que fuera su equipo «para mantener vivas nuestras aspiraciones» de jugar en Europa

LETIZIA GÓMEZEIBAR.

José Ángel Valdés (Gijón, 1989), conocido ahora como 'Cote', el apodo que lleva impreso en la parte trasera de su camiseta, está viviendo una segunda juventud en el Eibar. Tras solventar las dudas iniciales, se ha apropiado del lateral izquierdo, desde donde ha repartido ya siete asistencias en los 23 partidos que lleva disputados. Una cifra con la que supera los 21 que había acumulado en las tres ultimas campañas desde que abandonó la Real tras dos temporadas (2012-14) para fichar por el Oporto. Solo participó en 14 partidos, siete por cada año que permaneció allí, mientras que el año pasado también fue alienado en solo siete choques durante su cesión al Villarreal. En Eibar ha recuperado la sonrisa y quiere lucirla lo más brillante posible en el derbi del domingo ante el que fuera su equipo.

- Lo primero es lo primero, ¿cómo va la recuperación de su esguince de tobillo?

- Perfecta. Durante la semana pasada entrené en el gimnasio, pero esta estoy trabajando con total normalidad.

- ¿Se ve jugando el domingo?

- Si el míster lo requiere, sí.

- Tendrá ganas de sacarse la espinita del partido de la primera vuelta en Anoeta...

- No solo por eso, sino por volver a ganar y reencontrarnos con la buena racha que llevábamos. Tendremos que jugar un partido mejor del que hicimos en Anoeta, pero estamos capacitados para hacerlo.

- Aquel fue el partido en el que se tocó fondo...

- Hasta el partido de Anoeta la dinámica no era buena. Cada vez que llegaban nos hacían gol y es lo que pasó allí. No habíamos sufrido nada hasta que William José marcó tras un centro de Odriozola y nos vivimos abajo. A ellos se les puso de cara el partido y a nosotros, cuesta arriba. Pero luego llegó el Betis, reaccionamos y a partir de ahí fuimos para arriba. Aunque lo pasamos mal, estábamos convencidos de que íbamos a salir adelante.

- ¿Las opciones europeas del Eibar pasan por ganar este derbi?

- No lo sé. Para empezar pasa por sumar el máximo de puntos posibles. Esto es muy largo. Ahora acabamos la temporada con equipos más de nuestro nivel. Hay equipos cerca cuyo objetivo sí que es estar en Europa, y aunque nosotros no teníamos opciones aparentes, estamos cerca y debemos seguir luchando. No era nuestro objetivo, pero nos hemos ganado el derecho a estar entre los aspirantes. Otros venden ese objetivo y no lo están consiguiendo de momento.

- El Eibar lleva un pleno de victorias en Ipurua ante la Real. ¿Qué le dice eso?

- No creo mucho en las estadísticas. Cada partido es un mundo. Lo que me dice es que podemos competir con ellos de tú a tú, pero nada más. Es lo que tenemos que hacer, competir, jugar como el día del Madrid o el Barça, como venimos haciéndolo en casa. Si damos nuestro nivel, podremos tener opciones.

- ¿Qué sentimientos le produce enfrentarse a la Real?

- Es un partido más. Mi único partido especial sería jugar ante el Sporting de Gijón porque soy de allí. Sé que para el club y para los guipuzcoanos sí que es un partido especial, pero yo soy de fuera. Es uno más, pero importante para nuestras aspiraciones de quedar lo más arriba posible en la clasificación esta temporada.

La Real, un gran club

- Pero algún recuerdo bonito ya guardará de sus dos años allí

- Claro, todo positivo. Es un gran equipo, un gran club, con muy buena gente y muy buenos jugadores. Tengo un aprecio especial por los trabajadores de Zubieta.

- ¿Le sorprende ver al cuadro txuri-urdin en esta delicada situación?

- Así es el fútbol, pone a cada uno en su lugar. Al principio tenían grandes aspiraciones, pero disputar tres competiciones resulta muy exigente. La plantilla de la Real no es tan amplia como pueden ser las del Sevilla y el Villarreal. Ahora están atravesando un momento duro para el club, pero estoy seguro de que saldrán adelante.

«Si queremos ganar el partido, tendremos que jugar mucho mejor que en Anoeta»

«Hubo un interés por parte de la Real para repescarme, pero ya había dado mi palabra al Eibar y la cumplí»

«Europa no era nuestro objetivo, pero nos hemos ganado el derecho a estar entre los aspirantes»

«Hacía años que la Real no competía en Europa y, aunque siempre ilusiona, vienen los problemas»

- ¿Qué opina de las destituciones de Loren y Eusebio?

- Supongo que habrán caído como una bomba en el vestuario, aunque quizás muchos ya lo veían venir. Es mucho más fácil cargarse a uno o dos que a 24. Así es el fútbol, que no mira mucho los sentimientos.

- ¿Europa ha sido su gran lastre?

- Para mí sí. Hace muchos años que no competía en Europa y, aunque siempre ilusiona, luego vienen los problemas. Pasaron de fase, luego vino la Copa y al final, en una temporada tan larga en la que es difícil escapar de las lesiones, te va cargando y a larga suele pasar factura. El año que viene, centrados solo en la Liga, seguro que volverán a estar luchando por estar ahí arriba.

- En verano se habló de su posible retorno a Donostia, pero terminó recalando en el Eibar, con el que ya se había comprometido.

- Hubo interés por parte de la Real, eso es cierto, pero llevaba meses hablando con el Eibar y ya tenía un acercamiento más intenso y un compromiso adquirido. No me planteé no cumplirlo. No me gustaría que me lo hicieran a mí y quise respetar la palabra que había dado. Habrá gente que será diferente, pero es mi manera de ver la vida.

- ¿Así, a toro pasado, es fácil pensar que acertó?

- Me guío por mis sentimientos y mi palabra. No sé si acerté o no, pero creo que mi mejor opción era venir al Eibar. Esto aún no ha acabado y todavía la Real podría quedar delante nuestro, así que prefiero ser cauto a la hora de pensar si he acertado o no en la decisión que tomé.

- Pero realmente no ha sido fácil ganarse el puesto en el Eibar.

- Está claro, venía de nuevo. Mendilibar es muy exigente con su forma de jugar y con lo que pide a los jugadores. Quiere que se cumpla lo que dice y al principio costó, aunque creo que ahora estamos todos adaptados a sus exigencias.

- ¿Su estilo de juego le beneficia?

- No sé si me beneficia o no. Siempre se ha dicho que yo atacaba mejor que defendía. Estoy teniendo suerte porque tenemos buenos rematadores. Los que nos hacen buenos a los asistentes son los que rematan. Son datos sin más.

- Ahora reina la tranquilidad, pero no siempre ha sido así.

- Es normal que entren dudas cuando no ganas, pero entonces éramos un equipo que había sufrido muchos cambios, había muchos nuevos y unos cuantos lesionados. Nos costó adaptarnos a la idea del míster de apretar mucho arriba. La verdad es que después de cómo empezamos la Liga pensábamos que íbamos a sufrir un poco más, pero en Ipurua es difícil ganarnos y eso nos da mucho. Tenemos buenos jugadores y por eso estamos donde estamos.

- El objetivo está conseguido y eso en sí ya es todo un éxito para el Eibar, pero ¿quedarse en tierra de nadie tan pronto puede resultar desmotivador?

- Tenemos 39 puntos y la salvación está hecha. Lo único que nos planteamos es seguir dando nuestro mejor nivel. Si somos el equipo que más gana pasaremos a los que estén delante, pero el tiempo dirá adónde llegaremos. Lo importante es no dejarnos ir.

- En las últimas semanas se ha hablado más del futuro del técnico y de algunos jugadores que del apartado deportivo. ¿Afecta eso al vestuario?

- A mí no me afecta porque tampoco es que lea muchos periódicos. Se comenta sobre si el míster va a seguir o no, pero el jugador tiene que centrarse en lo suyo. Es un tema de ellos en el que yo no entro.

- Pero es difícil imaginar ahora un Eibar sin Mendilibar.

- Cada entrenador tiene su estilo y si no está él vendrá otro, pero confiamos en que pueda quedarse al menos otra temporada. Es una pregunta para él. Si no sigue, habrá que acoplarse a lo que venga.

- Se avecinan cambios importantes, una costumbre que el Eibar ha ido queriendo cambiar en los últimos tiempos.

- La experiencia dice que el Eibar siempre se mueve bien. Hay que confiar en la dirección deportiva y seguro que vendrán jugadores de talla. Ya se verá. El fútbol está corrompido por todo lo que se paga. Es a donde nos está llevando esta sociedad y hay que resignarse a ello.

- Tiene contrato hasta 2020. ¿Se ve con ganas de cumplirlo?

- Estoy muy a gusto en el Eibar, cómodo. Me gusta el club, la gente. No se sabe lo que puede suceder, pero yo solo pienso en trabajar lo mejor posible para que el entrenador siga confiando en mí en cada partido.

- La tierra tira mucho y supongo que estará siguiendo al Sporting, donde militan como cedidos los armeros Nano y Calavera. ¿Cómo les está viendo?

- Bien. Nano llegó en invierno y ha jugado poco. A Jordi le tengo más visto y está jugando, que es importante, porque el año que viene estará aquí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos