Correa se sujeta la rodilla derecha tras el golpe con su compañero Atienza / ASKASIBAR

Correa sufre esguince de grado II de ligamento lateral interno en la rodilla derecha

Su vuelta puede estar en el aire al quedar ocho jornadas

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El lateral derecho de la SD Eibar, Rober Correas, tras las pruebas de diagnóstico practicadas en su rodilla derecha, sufre un esguince de grado II en el ligamento lateral interno.

Restan ocho jornadas para el final y el extremo podría haber dicho adiós a la competición dado que la recuperación de esta lesión suele estar estimado entre cuatro y seis semana. Correa tuvo un encontronazo de manera fortuita con su compañero Atienza en el choque de Ipurua ante el Mirandés hacia el minuto 16 que tuvo ser reemplazado por Glauder. En el parte médico del club armero no se especifica fecha para su vuelta y se habla de que su disponibilidad será en función de su evolución.

Antes de lesionarse, el extremo azulgrana había participado en ocho encuentros, solo dos de ellos como titular, en la primera jornada ante el Huesca, y el otro precisamente en el estadio tinerfeño, donde tan solo aguantó 17 minutos sobre el terreno de juego antes de tener que ser retirado en camilla.

Seis meses después de haber pasado por el quirófano, el de Mar de Plata ha dejado atrás una pesadilla que ya había sufrido dos años antes cuando militaba en el Real Madrid Castilla. Tras un incansable trabajo de rehabilitación, el armero sueña ahora con poder ayudar a que el equipo armero consiga el ascenso a Primera.

La cruz de la moneda

Mientras tanto, Rober Correa asume que tendrá que afrontar una larga recuperación después de caer lesionado en un choque fortuito con Miguel Ángel Atienza en el arranque del choque ante el Mirandés.

El lateral extremeño aguantó unos minutos más cojeando sobre el césped, pero finalmente tuvo que pedir el cambio al ser consciente de la gravedad de su dolencia, ya que como se pudo constatar en la retransmisión televisiva, su rodilla derecha se dobló hacia atrás cuando al chocar con la pierna de su compañero cuando ambos pugnaban por un balón.

Temas

Eibar