S.D. Eibar

El 'Comandante' viene a pasar revista otra vez a su casa adoptiva

Kike García y José Luis Morales. Partido de Primera División entre el Eibar y el Levante en el campo de Ipurua. /Félix Morquecho.
Kike García y José Luis Morales. Partido de Primera División entre el Eibar y el Levante en el campo de Ipurua. / Félix Morquecho.

El exazulgrana José Luis Morales vuelve a Ipurua, un estadio en el que no le gusta marcar, pero donde casi siempre lo consigue

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Hace ya cinco temporadas que José Luis Morales abandonó el Eibar para volver al equipo que le cedió en la recordada campaña del ascenso a Primera, pero por cómo fue y sigue siendo y por lo mucho que dio y recibió aquí el cariño recíproco entre el madrileño y el club armero y su afición se mantienen intactos.

Entonces, el extremo era un soldado raso y no el 'Comandante' en el que se ha convertido tras acumular goles, entrega y muchos galones en el Levante, y hoy volverá a su casa adoptiva dispuesto a pasar revista con la contundencia que le acompaña.

De tener que elegir, preferiría marcar en cualquier campo menos en Ipurua, pero al igual que supo brillar aquí como local, también ha sabido lucirse cuando ha actuado de visitante y se ha encargado de adornar su cuenta anotadora en dos de las tres ocasiones en las que se ha presentado aquí defendiendo la camiseta granota.

De hecho, el caprichoso destino provocó que el primer gol en Primera llegara precisamente en el campo que le catapultó a la máxima categoría. Lo buscó con ahínco en las seis primeras jornadas y no fue hasta su primer regreso a Eibar, el 4 de octubre del 2014, cuando pudo estrenarse sin que ni siquiera hubiera roto a sudar. «Dije en una entrevista que no quería marcar ahí mi primer gol, pero así fue. Tardé dos minutos», recordó después con cariño.

No es un goleador nato, pero el Eibar se le da especialmente bien, y aunque al año siguiente se fueran de vacío de estadio armero, sí que logró abrir el camino del empate a dos que el Levante consiguió amarrar después de neutralizar los dos goles de renta de los armeros al descanso.

El descenso de los valencianos retrasó la siguiente visita de Morales hasta octubre del año pasado, y para no perder la costumbre llegó y marcó a los 34 minutos de juego, poco antes de que su compañero Bardhi hiciera el segundo, aunque Arbilla y Charles rescataron uno de los puntos que volaban.

 

Fotos

Vídeos