SD Eibar

Un colorido derbi con los reencuentros más especiales

Fabián Orellana bromea con José Ángel junto al resto de los integrantes de la primera plantilla del Eibar durante una sesión semanal en Atxabalpe. / MORQUECHO
Fabián Orellana bromea con José Ángel junto al resto de los integrantes de la primera plantilla del Eibar durante una sesión semanal en Atxabalpe. / MORQUECHO

El Eibar recibirá con honores a Dani García y Capa pero tratará de ahondar en la crisis del Athletic | Los armeros buscan poner tierra de por medio sobre la plaza de descenso que ocupan los bibaínos

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Ipurua se ha vestido con sus mejores galas para retomar la competición con un derbi ante el Athletic que será más especial que nunca. Y es que además de tres prestigiosos puntos en juego que el Eibar lleva dos temporadas sin conseguir en sus enfrentamientos ante los rojiblancos, el choque será emocionalmente más intenso de lo habitual por la vuelta de Dani García y Ander Capa cinco meses después de que se despidieran entre lágrimas de su extensa aventura como jugadores azulgranas.

El club y el público eibarrés les espera con ilusión para saludarles como se merecen, aunque ellos son los primeros que saben que en cuanto el balón comience a rodar, el equipo eibarrés tratará de ahondar la grave crisis de resultados que atraviesa el conjunto vizcaíno, que tras ganar en la jornada inaugural ante el Leganés, ya no ha vuelto a saborear la victoria. Y encima, viene de perder (1-3) en el derbi ante la Real en San Mamés. Doble mazazo.

El Eibar, en cambio, puso fin a dos derrotas seguidas en Girona. Han pasado tantos días del gran triunfo que consiguió en Montilivi que parece cosa del pasado, pero ese 2-3 es el que ha dado alas a los armeros para abrir una pequeña brecha respecto a las plazas de descenso en las que llega precisamente el Athletic después de que los partidos adelantados al día de ayer empujaran a los rojiblancos a los puestos de peligro.

Pese a que Mendilibar se empeñe en decir que el estado de ánimo no incide cuando se trata de un derbi, y además históricamente suele ser así, parece el momento propicio para que sus pupilos sean capaces de darle la vuelta a las malas estadísticas acumuladas en las dos últimas visitas de los vizcaínos, que se llevaron sendos triunfos por la mínima sin mostrarse, ni mucho menos, mejores a los armeros. A las bajas ya consabidas de Pedro León, Escalante y Paulo Oliveira, que esperan unirse a sus compañeros en breve, se ha sumado la de Jordi Calavera, que sigue sin levantar cabeza por culpa de las lesiones, en este caso un leve esguince en el tobillo que le privará de nuevo de la opción de poder debutar con el Eibar.

A Mendilibar le faltan jugadores importantes, sí, pero dispone de otros 19 que le otorgan diferentes alternativas, especialmente del centro del campo hacia adelante, que es precisamente donde se concentran las principales dudas a la hora de tratar de adivinar las intenciones del técnico. Para la defensa estarán los de siempre, es decir Rubén Peña, Arbilla y Cote, y la única incógnita por resolver es si volverá a contar con Bigas o hace reaparecer de nuevo a Iván Ramis, al que las lesiones le han vuelto a restar continuidad. En principio, todo apunta a que Diop, que parece haber cogido el testigo de Dani García en la medular, tendrá a su lado a Joan Jordán, y en los flancos a Orellana y De Blasis, dos pequeñas pero rapidísimas balas que pueden resultar clave para derribar la resistencia rojiblanca.

Enrich también se presenta como un candidato a ocupar una de las plazas de la punta de ataque, aunque con Cardona, Kike García y el brasileño Charles hambrientos por jugar, Mendilibar sabe que puede confiar en cualquiera de ellos, porque si algo está quedando claro en este inicio de temporada, es que su estilo ha quedado impreso en el cerebro de todos sus jugadores.

Además, las peñas del Eibar y del Athletic llevarán a cabo hoy una jornada de hermandad en horario reducido por aquello de que el partido deja poco margen para las celebraciones previas y porque encima es domingo. Por eso, se han citado en Unzaga al mediodía para dar inicio a un poteo conjunto y, como casi no tendran ni tiempo para sentarse, comerán de bocadillos, pero juntos, en los bares de la localidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos