Las jugadoras del Eibar, cabizbajas tras el empate ante el Villarreal. / ASKASIBAR

Liga Ellas

El Eibar queda herido de muerte tras ir ganando hasta el 85

El gol de Kundananji en la primera mitad hizo soñar a las armeras, que necesitan ganar al Atlético para poder dar caza al Valencia Féminas

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

La ilusión de poder aferrarse a la categoría que el Eibar femenino tuvo entre sus manos en los 57 minutos que fue ganando al Villarreal se le escurrió de las manos en el último suspiro y ahora su supervivencia pende de un minúsculo hilo de vida.

Porque con las castellonenses eliminadas ya de la ecuación gracias al golaveraje particular a su favor respecto a las armeras, y con el Sporting de Huelva también salvado tras remontar el madrugador gol del Alavés (2-1), sus remotas opciones que les quedan a las dirigidas por Jordi Ferrón pasan por ganar los dos partidos que le restan, el próximo ante el Atlético de Madrid el domingo a las 12.00 horas en el feudo de un equipo colchonero que se juega el billete para la Champions, así como el duelo del cierre liguero que afrontará el siguiente domingo ante el Valencia Féminas, el único equipo al que puede dar caza.

1 Eibar

Noelia; Carla (Carmen Álvarez, m. 82), Elba, Noko, Ruth; Gantxegi, Aída (Bernabé, m. 69); Natalie, Arene (Ana de Teresa, m.88), Honoka (Puyi, m. 82); Kundananji.

1 Villarreal

Elena de Toro; Francisca Lara, Yenifer Giménez, Lara Mata, Soldevila; Estefa(Pinel, m. 81), Belén (Bea Prades, m. 69), Cienfu (Olivia Oprea, m. 69), Nerea; Salma, Sheila (Ainoa Campo, m. 88).

  • Goles: 1-0: min.28, Kundananji. 1-1: min.85, Sheila Guijarro.

  • Árbitro: Beatriz Cuesta Arribas, del comité gallego. Amonestó a las azulgranas Natalie, Ruth y Honoka, y a las visitantes Ciefuegos y Oprea.

  • Incidencias: Gran ambiente en Unbe, con alrededor de 300 espectadores.

Además de necesitar que las ché pierdan primero en casa ante el Real Madrid, luego tendrían que imponerse a las valencianas por un marcador superior al 2-0 que sufrieron en contra en la primera vuelta.

Lo más desconcertante es que las armeras llegaron a ver de cerca la luz al final del túnel cuando Kundananji adelantó a las locales con el primer disparo a puerta del partido. Pero por mucho que apretaron, ni la emoción ni el apoyo del público fue suficiente para apuntillar a su rival, que en los últimos minutos resurgió para lograr un gol que les garantizaba la permanencia y dejaba a las eibarresas a expensas de una gesta casi imposible.

Ferrón, triste

Jordi Ferrón no ocultaba su desolación al ver cómo el gran esfuerzo de su equipo se quedaba de nuevo sin recompensa. «No tenemos tiempo para lamentarnos, solo para prepararnos para ir a casa del Atlético de Madrid a intentar ganar allí. Nos vamos a agarrar a la vida hasta el final», confesó.