S.D. Eibar

Ipurua contará con un terreno de juego de última generación

Una muestra del nuevo césped en Ipurua./DV
Una muestra del nuevo césped en Ipurua. / DV

El 5% de la superficie estará compuesto por un césped híbrido que reforzará la resistencia de la hierba a las condiciones adversas

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El Eibar tiene varios frentes abiertos al margen de la composición de su próximo proyecto deportivo y uno de los empeños más importantes se centra en preparar la alfombra sobre la que jugarán los dirigidos por José Luis Mendilibar. Dadas las exigencias impuestas por LaLiga y las televisiones, el club armero tiene pendiente la sustitución completa de todo el campo y ayer mismo anunció que, haciendo uso de las últimas tecnologías del sector, añadirá césped híbrido a la hierba natural para reforzar la resistencia del mismo a las bajas temperaturas. Así, el 5% del total de la superficie estará compuesto por hierba artificial, que además de soportar mejor las adversas condiciones climatológicas también favorecerá el tránsito del agua hasta la capa de drenaje.

Una de las características de este sistema de hierba artificial, que tiene una garantía de 8 años, es que permite realizar las labores de mantenimiento y reposición de la hierba natural sin que la artificial sea dañada. En próximos años la intención del club es retirar anualmente la capa vegetal y proceder al sembrado, ya que da más garantías. Este año se instalarán tepes debido a que el sembrado requiere entre 8 y 10 semanas de reposo, lo cual no es posible este verano por las obras en el estadio.

Cambio de tepes en agosto

Y es que el actual césped del estadio será levantado en agosto y a finales de ese mes se instalarán nuevos tepes. En la primera semana de septiembre, una máquina especial coserá las fibras de hierba artificial en toda la superficie en una labor que se prolongará durante una semana. Ipurua albergará a partir de esta temporada 17 millones de fibras, o lo que es lo mismo 204 millones de nuevas hojas de césped artificial en superficie. La empresa suministradora de la hierba artificial es SIS Pitches, con sede en Irlanda, que es la principal suministradora en los estadios ingleses, cuyas características son similares a los del norte de la península.

El césped híbrido que se implanta en los estadios de fútbol tiene dos variedades: la primera es que los rollos de tepe vienen del vivero preparados con la hierba artificial y natural enlazados mediante una malla geotextil. La segunda implica coser la hierba artificial directamente al terreno de juego. El Eibar ha optado por la segunda opción para garantizar una mayor durabilidad. Esta solución es la misma que se utiliza en varios campos de Primera.

El sistema consiste en coser una fibra sintética reforzada de seis hilos en una cuadrícula de 2x2 centímetros insertando a unos 20 centímetros de profundidad dentro de la sub-base, sobresaliendo 20 milímetros en superficie, siempre por debajo de la altura de la hierba natural para no cortarla en la siega. En superficie, esos seis hilos se dividen por la mitad siendo visibles 12 nuevas hojas.

Una de las principales ventajas del césped híbrido es que da cobertura al césped natural, reforzando la resistencia a la tracción superficial y favoreciendo que no se levante. Además, mejora notablemente el drenaje del campo. El césped híbrido endurece el campo y por ello es necesario realizar labores de pinchado del mismo periódicamente.

Nuevo drenaje en las bandas

Anualmente, debido a la presencia de la 'poa annua', una especie herbácea invasiva, se procede a la renovación de la hierba natural. Para ello se utiliza maquinaria específica con unas cuchillas especiales que preservan la parte artificial mientras se retira la hierba natural con normalidad, quedando al finalizar un campo cubierto solo de hierba artificial listo para sembrar. La nueva raíz crece enlazándose con la fibra existente generándose una unión que formará el césped.

Otra intervención que se va a hacer este verano es la instalación de un nuevo drenaje superficial en las dos bandas para paliar que el agua se acumule en estas zonas.

Dada la necesaria existencia de un desnivel entre el centro del campo y las bandas, el agua tiende a discurrir hacia las bandas, lo que puede originar que se acumule en ellas. Para evitarlo se van a instalar respectivas canaletas superficiales longitudinales a lo largo de las dos bandas para que el agua se evacúe y evitar que se acumule. Un notable esfuerzo para que el verde luzca mejor que nunca.

El Eibar utilizará la cámara cenital en los partidos importantes

La finalización de las obras de Ipurua también propiciará que el Eibar se sume a los principales avances en la tecnología audiovisual con la instalación de la estructura que se precisa para colocar la cámara aérea que ya se utiliza en diferentes estadios. Se trata de una cámara cenital situada a 21 metros de altura del terreno de juego, que se sujeta por medio de unos cables que se colocarán en las cuatro torretas de iluminación. Los espectadores podrán disfrutar así de unas imágenes únicas en Ipurua.

Dispone de una gran libertad de movimientos controlados a distancia por tres personas, el operador de cámara, el técnico que supervisa el movimiento de los motores y cables, y un auxiliar que vigila su funcionamiento.