SD Eibar

Una búsqueda selectiva para Fran Garagarza

El director deportivo del Eibar, Fran Garagarza, ultima la lista de fichajes para cubrir las pocas vacantes que quedan. / ASKASIBAR
El director deportivo del Eibar, Fran Garagarza, ultima la lista de fichajes para cubrir las pocas vacantes que quedan. / ASKASIBAR

El director deportivo del Eibar asume su sexto proyecto en Primera | A expensas de concretar las salidas, el responsable de confeccionar el plantel tendrá que realizar media docena de fichajes para reforzarlo

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR

Culminada la campaña con el éxito que supone garantizarse su presencia en el próximo campeonato, ahora llega el momento de ver en acción a Fran Garagarza. Tras varias semanas de trabajo entre bambalinas, en las próximas semanas se empezarán a recoger los frutos de una búsqueda muy selectiva por parte de la dirección deportiva, que dado que ya tiene buena parte de la tarea resuelta, quiere elegir con mimo a los encargados de cubrir las pocas vacantes que quedan.

Bloque compacto. Y es que tras atar las renovaciones de Charles y Enrich, y más recientemente la de Bigas, el Eibar cuenta con 18 jugadores con contrato, por lo que el mutrikuarra y, en consecuencia el club, también han logrado cumplir el reto de crear un bloque sólido y competitivo que evite tener remodelar la mitad de la plantilla al final de cada campaña. Obviamente, es complicado que se queden todos los que están, porque Pere Milla y Calavera no se pueden permitir pasar otra temporada prácticamente en blanco y, sobre todo, porque es probable que algunos de los jugadores que están siendo tentados por otros equipos acaben haciendo las maletas.

El jefe del banquillo. La primera cuestión que el club debe resolver es la continuidad del entrenador. Con prácticamente todos los detalles ya pulidos, los papeles ya están preparados para que José Luis Mendilibar firme su renovación, algo que el Eibar pretende anunciar a principios de la próxima semana. De sus decisiones dependerá también el futuro de Iván Ramis y Asier Riesgo, los dos únicos efectivos del plantel que firmaron hasta el 30 de junio del 2019 y que aún no han sido renovados.

Renovaciones en el aire. La portería trae de cabeza a Garagarza y su equipo, ya que en caso de que Dmitrovic no saliera tampoco este verano, pondría en serio riesgo la continuidad de Yoel, toda vez que el gallego no está por la labor de quedarse casi sin jugar tres campañas seguidas. Por eso, la opción de propiciar que el meta debarra se quedara un año más no es descabellada, porque pocos aceptan el rol de suplente con tanta profesionalidad como él. En el caso de Ramis, todo apunta a que la última palabra la tiene Mendilibar y todo el mundo sabe lo mucho que valora el de Zaldibar al central mallorquín.

Una defensa poblada. Tras la tortuosa campaña que ha padecido la línea defensiva, el Eibar se está afanando en dotarle de una mayor consistencia. Con ese objetivo ha logrado cerrar la contratación del central argentino Esteban Burgos, que ha brillado con luz propia en su segunda temporada en el Alcorcón. Además, también se producirá el regreso de José Antonio Martínez, el también central que el club armero fichó el pasado verano y lo cedió al Granada, donde ha cuajado una excelente temporada. Y si finalmente Ramis también se queda, el número de efectivos del eje de la zaga se elevaría a cinco, contando con Paulo y Bigas, que serían seis si se incluye también a Arbilla. En principio solo sobraría uno, porque la propensión de Bigas y Ramis a sufrir lesiones hace que sea conveniente tener cinco centrales. En cualquier caso, se contempla la posibilidad de que el navarro retorne a lateral, su puesto habitual hasta que las necesidades le obligaron a recentrar su posición. Cote, Rubén Peña y Calavera completan la terna de carrileros.

Un cerebro y dos extremos. Uno de los principales esfuerzos de la dirección deportiva se centrará en hacerse con un centrocampista creativo que cubra la vacante que, con toda seguridad dejará la venta de Joan Jordán. El que venga tendrá la ayuda de los ya asentados Diop y Escalante, así como de un Sergio Álvarez deseoso de explotar. Pero, además, el club tendrá que tapar los huecos que dejará Cucurella y la más que probable marcha de Pere Milla. Dados los problemas que han perseguido a Pedro León, es preciso que Orellana y De Blasis tengan una competencia con la que pelear.

Uno o dos puntas. A expensas de saber si el Eibar ejercerá la opción de compra de Cardona, Mendilibar sigue teniendo a Enrich, Charles y Kike García. En función de lo que ocurra con el conquense, podrían llegar dos delanteros.